DESDE EL 1 OCTUBRE, 5 EMPATES Y 3 DERROTAS

El filial bético sumaba ocho jornadas sumido en un profundo bache

El Betis se gustó en el Cartagonova/Foto: RAÚL VELASCO-SCT
El Betis se gustó en el Cartagonova/Foto: RAÚL VELASCO-SCT  

El Betis Deportivo, antes de jugar en Cartagena, acumulaba 8 jornadas sin ganar y esa circunstancia lo convertía de por sí en un rival peligroso. Necesitaba salvar ese bache y vaya que si lo hizo en Cartagena, que era y es una plaza que siempre se le ha dado bien. Cuidado, decíamos advirtiendo antes del batacazo.

Porque llegaba el Betis B a Cartagena sumido en una buena crisis, al menos por lo que a resultados se refiere. Llevaba sin ganar desde el pasado 1 de octubre, con lo que sumaba ocho jornadas sin hacerlo que es, a la postre, lo que le está llevando a las posiciones de desceno que ocupan.

Porque el Betis B cuenta con buenos jugadores, valores que prometen mucho pero que no terminan de despuntar, y esa es una cuestión que podía llegarles en cualquier momento, máxime con los antecedentes que existian en Cartagena, cuyo estadio se les suele dar bastante bien. Las estadísticas ahí están.

Los béticos acumulaban en ese tiempo cinco empates y tres derrotas, sin una sola victoria, que ha tenido que llegarles, y de qué manera, en el Cartagonova. Que nadie se fie del Betis B pese a su condición de filial, sólo hay que acordarse del disgusto que dio Las Palmas Atlético, equipo que llegaba en una situación similar

Para el Cartagena era el momento de afianzarse arriba pero nada más lejos de la realidad. Sucumbió de una manera humillante y quedó claro que hay algunos jugadores que han quedado  señalados por sí sólos tras un deplorable partido. ¿Hace falta que digamos a quienes nos referimos o dejamos a los palmeros que lo digan?