EN EL JUICIO CLEBRADO ESTE VIERNES EN SEVILLA DONDE EL FUTBOLISTA SE ENFRENTABA DE NUEVO A SU EX PAREJA

La fiscal pide investigar por falso testimonio al testigo clave de Rubén Castro y la defensa solicita la absolución y “que se ponga fin a este calvario”

El futbolista Rubén Castro volvía este viernes a los juzgados para enfrentarse (judicialmente) de nuevo a su expareja, quien le denunciara por malos tratos hace nueve años aunque finalmente el exjugador del Real Betis salió absuelto. En esta ocasión se sentaba en el banquillo acusado por la Fiscalía y la letrada de la joven por un delito de quebrantamiento de la orden de alejamiento que le impusieron tras las denuncias por violencia machista presentadas hace casi una década.

ruben-castro-juicio-k1eG--620x349@abc
Rubén Castro sonríe tranquilo durante el juicio de este viernes

La vistal oral según la información de Silvia Tubio en el diario ABC de Sevilla concluía este viernes con la petición de la fiscal de investigar por falso testimonio a un amigo de Castro. Se trata del testigo clave en su defensa ya que es la persona que le acompañaba la noche en la que coincidió con la joven en una discoteca de Conil. Es también la misma persona que provocó con su declaración en el juicio celebrado en 2017, que se abriera esta causa.

VERSIONES CONTRAPUESTAS

En aquella ocasión, en la que también declaró como testigo, aseguró que la entonces denunciante perseguía a Rubén Castro por bares y discotecas y que en aquel local de Conil se acercó a él para pedirle perdón. Hace cuatro años contó en la sala que él le advirtió a su amigo Rubén que tenía una orden de alejamiento y que se marchó de la discoteca dejando a Rubén Castro en el establecimiento.

Esa declaración ha sido versionada esta vez. Este amigo del futbolista lo ha justificado asegurando que en el primer juicio no le dieron la oportunidad de explicarse. En esta nueva versión ha asegurado que Castro nunca tuvo contacto con su exnovia y que se fue del local poco después de que él se marchara. Este cambio en el relato ha hecho que la fiscal solicitara la deducción de testimonio al entender que había modificado sustancialmente su declaración para proteger a su amigo.

Rubén Castro, que se ha negado a responder a las preguntas de la acusación particular, ha asegurado en la sala que nunca tuvo contacto con su exnovia en aquel día de junio de 2013

Hay discrepancias sobre el año en el que ocurrieron los hechos. Las acusaciones mantienen que fue en verano de 2014 y la defensa insiste que fue en 2013. “Aquel año el Betis se clasificó para Europa y cuando ocurre eso, las vacaciones se acortan y la pretemporada empieza antes. Por eso sé que fue en 2013”,  detalló el futbolista.

Sobre cómo ocurrieron los hechos, afirma que ese día estuvo en un chiringuito al mediodía, pero que le avisaron que su expareja estaba allí y decidió marcharse. “Después estuvimos en casa de unos amigos y sobre las ocho y media nos marchamos al hotel para cambiarnos y salir a cenar”.

La Fiscalía ha mantenido la petición de nueve meses de cárcel para el jugador porque considera que el testimonio de la expareja es creible

La noche la comenzaron en la discoteca Ohju, entre Conil y Vejer, donde el futbolista asegura que no llegó a ver a la joven pero que le volvieron a advertir que estaba allí y tras despedirse del artista que iba a actuar en esa velada, se marchó detrás de su amigo.

Esta persona, quien se enfrenta ahora a una posible apertura de una investigación, ha asegurado que la exnovia trató de acceder a la zona vip donde ellos se encontraban y que discutió incluso con el portero que le cortó el paso. “Se le notaba por los aspavientos que hacía que había bebido”. Este testigo ha insistido en que Castro se encontraba en un reservado con un cantante y no llegó a verla.

“HABLAMOS DURANTE 20 MINUTOS”

La versión que ofrece ella es completamente distinta. La joven, que ha declarado detrás de una mampara, ha relatado que ese día coincidió con el futbolista hasta en tres locales distintos. En el primero sólo se cruzaron. “Me miró fijamente pero no me dijo nada”. En el segundo establecimiento, le pidieron a uno de sus amigos que ejerciera de intermediario para que ella aceptara a hablar con Rubén. “Yo no quería saber nada de él. Estaba empezando a rehacer mi vida”. Y en la citada discoteca, ya de noche, dice que Rubén Castro fue un paso más allá y se aproximó a ella, le cogió de una mano y la llevó a una zona apartada donde estuvieron 20 minutos hablando. “Me pidió explicaciones de por qué lo había contado todo y que si esa era la vida que quería llevar”. La conversación acabó, según su versión, con un apretón de manos: “Que gane el mejor, me dijo”.

La acusación particular ha presentado también otro testigo, que no pudo comparecer hace unos días por la picadura de una avispa, obligando a suspender la sesión y posponerla a este viernes

Se trata del amigo de la joven que también le acompañaba aquella noche y quien aseguró que desde el entorno del futbolista le pidieron que mediara para que hubiera un acercamiento entre Castro y la exnovia. “Pero ella se negó todas las veces”. Esas palabras han servido para que el abogado del jugador pidiera un careo con el acusado, quien ha insistido en negar sus afirmaciones.

Ruben-Castro-juzgados-Sevilla_1159694439_71326861_667x375

Rubén Castro en una imagen de una comparencia anterior en los juzgados de Sevilla, por el mismo caso

El Ministerio Público ha mantenido la petición de nueve meses de cárcel por un delito de quebrantamiento. En su informe final, la fiscal ha recordado que este procedimiento no se inició a instancia de la joven y que su testimonio se ha mantenido a lo largo del procedimiento, considerándolo creible.

La acusación particular eleva la petición de pena a dos años y tres meses. Por su parte, la defensa, que ejerce Baena Bocanegra, ha reclamado la absolución para su cliente y que “se ponga fin a este calvario”, subrayando que durante el primero de los juicios y a lo largo de estos años, la joven nunca había mencionado este episodio. Ella se ha defendido alegando que no quería tener más problemas:”Ya no creo en la Justicia”. El juicio queda visto para sentencia.

“A CENTRARSE EN LA RENOVACIÓN”

A partir de ahora Rubén Castro tiene despejado el camino para centrarse en lo que más deberá de estar deseando resolver: saber en dónde jugará la temporada que está a la vuelta de la esquina.

En el entorno del futbolista ya empiezan a ver como posible que el goleador se centre en qué equipo quiere jugar y el Cartagena parece el primer y gran favorito para el jugador, que podría retirarse oficialmente en Cartagena

Breis, director deportivo del FCC, ya dejó los otros días una importante pincelada que casi fue un mensaje claro sobre la posible renovación del goleador por el Cartagena y ahora es desde el entorno del propio futbolista el que ya empieza a verlo como una realidad que se acerca.

Rubén Castro ha vivido feliz y muy tranquilo en Cartagena, donde todo el mundo le quiere y esa puede ser una baza importante que el futbolista tiene muy claro para la que podría ser ya su última temporada en activo.