jueves. 29.09.2022
EL TRABAJO PARA MONTEAGUDO

Gol y atención defensiva, asignaturas pendientes para evitar otro mal trago

CARLOS SÁNCHEZ (@charlidsg) La mala racha actual del Cartagena ha hecho que vuelvan a saltar las alarmas. Los cuatro empates y cuatro derrotas de las últimas ocho jornadas han hecho avivar el recuerdo de la pasada temporada, en la que el club consiguió la permanencia 'in extremis' en la promoción ante...

CARLOS SÁNCHEZ (@charlidsg)

La mala racha actual del Cartagena ha hecho que vuelvan a saltar las alarmas. Los cuatro empates y cuatro derrotas de las últimas ocho jornadas han hecho avivar el recuerdo de la pasada temporada, en la que el club consiguió la permanencia 'in extremis' en la promoción ante Las Palmas Atlético, con un rocambolesco gol de Carlos Martínez en los minutos finales del partido de vuelta. Nadie quiere que se vuelva a repetir la historia y, es por ello, que se debe empezar a ver otra imagen del equipo en el próximo partido en casa, ante el Mérida.

De entrada, el primer encuentro bajo la tutela del nuevo entrenador, Alberto Monteagudo, dejó a un Cartagena que, sobre todo en la primera parte, se mostró muy vulnerable defensivamente. El mejor ejemplo de ello fue cuando, en el minuto 35, un córner a favor de los albinegros se convirtió en una fulgurante contra del equipo local. Nadie fue capaz de parar la carrera de Fran Pastor, quien aprovechó el desajuste para plantarse solo ante Limones. Únicamente la mala definición del delantero rojiblanco salvó al Cartagena de encajar un tanto.

Esa jugada se le quedó grabada a fuego al nuevo técnico, quien en la rueda de prensa posterior pedía a los suyos "mayor concentración y atención defensiva sin balón". Una de las líneas maestras del entrenador manchego pasa tratar de recuperar la pelota lo antes posible, con una presión alta que dificulte la salida del rival. Eso no sucedió en Almería, ya que el partido se convirtió por momentos en un correcalles de dos equipos que eran incapaces de frenarse. Monteagudo tratará de recuperar esa intensidad que quería Víctor en los suyos en el inicio liguero pero que, poco a poco, fueron perdiendo con el paso de las jornadas.

Los técnicos tiene trabajo por delante para salvar los muebles. Foto: FCC

PALIAR LA SEQUÍA GOLEADORA

Pero, además, el Cartagena necesita ganar, y para ello de nada sirve apuntalarse defensivamente si no se hacen goles. La sequía anotadora del conjunto albinegro en estas últimas fechas resulta desoladora: solo dos goles en 2016, ante el San Roque de Lepe y en la derrota por 3-1 ante la Balona. Ninguno de ellos sirvió para ganar. En casa, el equipo no marca desde el último partido de 2015, con tanto de Cristo ante el Melilla. En Almería tampoco vieron puerta los atacantes albinegros, ya que ni Chus Hevia, ni Sergio García, ni Menudo, ni Cristo estuvieron acertados de cara al marco, y Fede Laens poco pudo hacer tras salir en los últimos cinco minutos desde el banquillo.

Para más inri, el problema se agranda, ya que en estas últimas jornadas el Cartagena ha dejado de ser un equipo con buenas prestaciones ofensivas, cuando antes era uno de los conjuntos que más pisaba el área rival de todo el grupo. Su último buen partido en esta faceta fue en Linares hace ya un mes, cuando cuajó media hora en la que las llegadas a la zona de castigo del contrario fueron continuas. Eso sí, sin acierto. Desde entonces, y coincidiendo con la lesión de Rivero, progresivamente se ha ido perdiendo esa claridad que permitía llegar a zonas de remate con frecuencia y con buenas posibilidades de hacer gol. La reaparición del cántabro debe volver a permitirle al equipo tomar aire en esta faceta. Si se consigue mejorar en ese aspecto se estará más cerca de volver a marcar.

Sin embargo, el acierto de cara a la portería rival no ha sido el fuerte de este equipo. Su máximo anotador, Menudo, solamente suma 4 goles, seguido por los tres de Fede Laens y los otros tantos del ya ex-albinegro Montero, además de los que suma Juanlu. Las cifras globales arrojan 22 goles en 24 jornadas, es decir, a menos de un gol por partido, una media paupérrima para un conjunto al que se le supone calidad y potencial en ataque.

La vuelta de Rivero debe suponer una mejora en la fluidez ofensiva. Foto: R.VELASCO

MEJORA A BALÓN PARADO

Por último, y entroncando con la necesidad de mejorar de cara a portería rival, otro de los aspectos que necesita corregirse es el balón parado. Si la capacidad ofensiva no llega en jugada, debería llegar a través de la estrategia. Pero, de nuevo, han sido escasos los tantos conseguidos de esta manera, y últimamente ni las faltas al área ni los saques de esquina a favor han supuesto un quebradero de cabeza para los rivales. Unas veces por los malos centros y, otras, por los malos movimientos, han dejado a las claras que este aspecto del juego no ha sido suficientemente trabajado hasta el momento, pese a haber en la plantilla jugadores con los centímetros suficientes para crear peligro.

En definitiva, todavía se está a tiempo de reaccionar y salvar los muebles de la temporada. Por ejemplo, metiéndose en puestos de Copa del Rey (que ya quedan a siete puntos de distancia) o, por lo menos, acabando en la mitad superior de la tabla. Pero, para ello, ya ante el Mérida se tiene que ver una reacción del conjunto. Si no, es probable que los fantasmas de la pasada campaña se aviven aún más. Si el Cartagena vuelve a sufrir por mantener la categoría hasta el último momento no cabrá otra cosa que decir que la temporada ha sido un fracaso absoluto.

Gol y atención defensiva, asignaturas pendientes para evitar otro mal trago
Comentarios