domingo. 23.06.2024

 FICHA TÉCNICA

CARTAGENA 1

CACEREÑO 1 

FC CARTAGENA: Limones (1); Ceballos (2), Robusté (2), Tarantino (2), Germán (1); Sergio (2), Prosi (2) (Migue (!) 78'), Luque (3) (Arcas 74' (1)); Gato (2) (Santisteban 83'), Carlos Martínez. (2) y Chus Hevia (2).

CACEREÑO: Vargas (2), Palero (2), Toto,(0) (Pablo Gallego (86), ( Salva (1), Toni (0), Kike Carreño (1),Elías (Aarón 65' (0), Raúl Medina (1), Elías Molina (1) (Kofi 88'), Piojo (0), Carlos Valverde (0).

ÁRBITRO: Alberola Rojas (1), ayudado por Santaursula Aguado y Espinosa García, del comité Castellano Manchego.  Expulsó a los 62 minutos al jugador local Carlos Martínez por doble amarilla y amonestó a Robusté; de los visitantes, cartulina amarilla a Salva.

GOLES: 1-0, min. 4: Hevia. 1-1, min. 88: Kike Carreño.

INCIDENCIAS: Liga de Segunda B, grupo IV en el estadio municipal Cartagonova, con unos 1.800 espectadores.  Se guardó un minuto de silencio por la muerte del abonado albinegro M. Cerezuela.

LA CRÓNICA por GUILLERMO JIMÉNEZ

Un nuevo empate que le duele al  desventurado Cartagena, supongo, mucho más que los anteriores que le han proclamado rey de la igualada en la Liga. El 1-1  de esta tarde  ante el Cacereño coloca a los albinegros en puesto de descenso y por lo que respecta a lo presenciado en esta jornada no puede decirse que la apatía o la desilusión se apoderase de los jugadores de Palomeque. Su comportamiento fue ejemplar. Pelearon todos los balones, lo dieron todo pero la inferioridad numérica y  el carecer de un mínimo de fortuna cambiaron el que habría sido un justo triunfo por un punto. Solo un punto cuando casi tenían los 3 en el bote.

Al final, como en Melilla el domingo anterior, el infortunio o el desacierto se cebaron con el equipo cartagenerista. A diferencia de que el Cacereño fue hoy  mucho menor enemigo que el melillense. Apenas inquietó a Limones en los 90 minutos, pero en el 88 un saque de esquina no fue despejado por ninguno de los  locales  que defendían y Kike Carreño marcó para los extremeños el 1-1.  

Más que un jarro de agua congelada fue una catarata. Nadie lo esperaba. En el tiempo restante el Cartagena tiró de amor propio pero no rompió el empate. No pudo. Palomeque no quiso escenas especiales y no permitió que el meta Limones se lanzase sobre el área cacereña en busca de un golpe de suerte como en otras tardes en un saque de esquina que fue despejado por la madeja verde.  La fortuna y el equipo de casa se tomaron el chocolate de espaldas.  Era una evidencia.

Había marcado el inteligente Hevia el 1-0 en un error defensivo de libro de la zaga verde,  en una cesión de un defensa visitante a un albinegro que acabó a pies del técnico jugador asturiano,  que hizo un regate y clavó el gol que daba la posibilidad de actuar con serenidad en un encuentro que necesitaba ganar. Todo se pesentanba en condiciones de que llegase la quinta victoria en la Liga, que ya estaba bien. Pero  ni hablar.

 UN CACEREÑO MUY HORIZONTAL

El Cacereño movió el balón con exceso de horizontalidad y el Cartagena en defensa funcionó, no tuvoi errores. SOlo uno y le costó carísimo. Muy seguro estuvo el bloque y en la ofensiva sobresalieron sus contragolpes. Casi todas las acciones de peligro, de Carlos Martínez, de Gato y de Hevia, fueron por contrataques que pudieron y debieron aumentar ese 1-0 que al final fue igualado en un chispazo de suerte por los de Extremadura.

La acción clave de la tarde fue la expulsión de Carlos Sánchez, por un agarrón que se sumaba a una anterior tarjeta del dorsal 11 de los albinegros. Ocurrió con demasiado tiempo por delante y los jugadores de Palomeque sufrieron hasta el final. Territorialmente dominó el equipo de Cáceres, lógico, pero fue inofensivo excepto en el fatídico remate del saque de esquina que acabó con la pelota en la red de Limones, que se quedó de piedra. Como el graderío del qe habían salido muchos aplausos en la segunda parte. Se reconocía el esfuerzo de los obreros con los que laboraba Jorge Luque como destacado. 

 AL INFIERNO

Increíble que un partido jugado de forma tan decente por el equipo blanquinegro -con garra, con intensidad, con creación de ocasiones de gol- no acabase con triunfo. El empate manda al conjunto exgallito al infierno de una posición casi  desconocida en la historia del equipo en Segunda B.

Excesivo premio para el Cacereño en un encuentro con acciones polémicas que el joven colegiado  interpretó a su manera. Desigual en las tarjetas. Comenzó siendo permisivo, dejó jugar, al estilo de los árbitros británicos pero al Cartagena le tocó la china de un nuevo jugador expulsado. Siempe le toca bailar con la menos agraciada. Alberola Rojas no vio penalti en un brazo de Germán en el área local (minuto 66) y después una caída de Gato en el área extremeña (minuto 72) la pasó por alto.

Otro jarro de agua fría (1-1)
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios