ACOMPAÑADO DE MARIANO SÁNCHEZ Y FRAN DE PAULA

Juan Cala, testigo de excepción en la tribuna del Cartagonova

530
Juan Cala, a la izquierda de la imagen junto a Mariano Sánchez y el ex-presidente albinegro Fran de Paula/Foto: RAÚL VELASCO

Una de las caras conocidas en la tribuna del Estadio era la del ex albinegro Juan Cala, en la actualidad jugador del Getafe. Estaba acompañado por Mariano Sánchez y Fran de Paula

Juan Cala, actual defensa del Getafe y ex jugador entre otros del Sevilla y del FC Cartagena de la temporada 11/12, fue uno de los protagonistas entre el público. El hoy jugador getafense estaba acompañado por el que fuera capitán del FCC en aquella etapa de Segunda División, el pinatarense Mariano Sánchez y el director de Pinatar Arena Fran de Paula.

Cala, que dejó buenos amigos a su paso por el equipo cartagenerista, pudo comprobar in situ las virtudes y también los defectos de este equipo que apunta hacia el primer puesto y parece confirmarse como uno de los firmes aspirantes al ascenso de categoría.

¿Y por qué vino Juan Cala a Cartagena? Muy sencillo, Juan es paisano de Miguel Ángel Cordero como queda dicho (ambos son de Lebrija, Sevilla), se conocen desde chicos y las mujeres también son buenas amigas así que Cala aprovechó que jugó el viernes (contra el Málaga) y aprovechó para pasar el fin de semana en compañía de su amigo Cordero además de recordar viejos tiempos.

Cala, que regresaría a Madrid tras el partido, también es amigo personal de otros dos albinegros, Óscar Rodríguez y Moisés, con los que coincidiría en sus tiempos del filial hispalense. Por si era poco Cala también quiso avisar a otros dos buenos amigos, Mariano Sánchez y Fran de Paula, para saludarlos y ver juntos el partido del Cartagena del que, por cierto, se llevó una buena impresión.

El lebrijano, paisano como queda dicho del ahora cartagenerista Miguel Ángel  Cordero, jugó entonces 25 partidos como blanquinegro en casi 2.000 minutos de juego y anotó 3 goles. Fue muy efectivo su concurso hasta que tuvo un altercado con el que era su entrenador, Juan Ignacio Martínez, quien acabaría por no contar con sus servicios y acabó regresando al Sevilla, que entonces lo tenía cedido al club de la rambla de Benipila.