TÉCNICO RIVAL | EL PREPARADOR CASTELLANO SE QUEJÓ DEL POCO INTERÉS QUE LEVANTÓ ENTRE LOS PERIODISTAS CARTAGENEROS

Julián Calero se pasó protestando todo el partido… hasta en la sala de prensa

Julián Calero, el ínclito entrenador castellano, estuvo protestando durante todo el partido. Reclamó el penalti –le hicieron caso- reclamó una tarjeta para De la Bella –se la concedieron- y reclamaría también, al acabar su comparecencia en rueda de prensa, más protagonismo y más interés por él de los periodistas de Cartagena. Nadie le hizo caso, desde luego
010
Julián Calero en la previa del partido entre Cartagena y Burgos en el Cartagonova // FOTO: RAÚLVELASCO

El preparador del Burgos, si algo ya sabemos que se le da bien es que protesta. Protesta mucho. Demasiado. Ha tenido muchos maestros como Lopetegui (en la Selección Española y antes en el Oporto). Como entrenador dio sus primeros pasos en la AD Parla, entrenando en las categorías inferiores, para después dirigir al primer equipo en dos etapas diferentes, la última, clasificándose al Playoff de ascenso a Segunda División B. después fue ‘segundo’ de Michel en el Rayo Valecano,  después seguiría en el Volga Nizhny Novgorod (Rusia), y el Al-Jazira (Emiratos Árabes, con Luis Milla)

Más tarde, en la temporada 2016-2017, Fernando Hierro le llama para que sea su segundo en el Real Oviedo, en Segunda División.En verano de 2017, se convierte en entrenador de la CDA Navalcarnero de la Segunda División B. En 2018, ejerce como técnico asistente de la Selección de fútbol de España durante la Copa Mundial de Rusia 2018.

En verano de 2019, se convierte en entrenador del Club de Fútbol Rayo Majadahonda de la Segunda División B. El 3 de marzo de 2020, se hace oficial su desvinculación del club madrileño tras una racha negativa de resultados.​ Y el 30 de junio de 2020, se hizo oficial su contratación como entrenador del Burgos CF de la Segunda División B.

534 (1)

Julián Calero dando indicaciones desde la banda a su jugador Mumo // FOTO: RAÚLVELASCO

Y por lo que vimos en el banquillo del Cartagonova deben de hacerle (los árbitros en este caso) bastante caso a juzgar por la jugada del penalti que no fue (le hicieron caso), a juzgar también por la tarjeta que reclamó para que se la mostrarán a De la Bella (le hicieron caso de nuevo), por el penalti no señalado a Dauda –ése sí que sería penalti- y acabaría quejándose en la sala de prensa, una vez acabada su corta intención al lamentar que si no interesaba su presencia, que le avisaran la próxima vez para no asistir, quiso dar a entender.

Y lo cierto es que este sujeto, por si alguien no se dio cuenta, se pasó protestando durante toda la tarde. Porque otra cosa no sabemos, pero lo que es protestar lo hizo. Y mucho además. Y respecto a su absurdo comentario final ya que lo pone a huevo pues tendremos que decírselo nosotros: efectivamente, sus palabras o declaraciones poco interés tenía para los periodistas cartageneros. Protestar, protestar y protestar es todo lo que hizo. Eterno ‘segundo’, más debería de preocuparse de sacar a su equipo de donde está que de protestar tanto ¿no le parece?

Respecto a lo único que dijo en la sala de prensa del estadio cartagenerista y respecto al partido que acababa de concluir diría que “ha sido difícil y complicado. Se ha desarrollado, básicamente, en unos parámetros que para nada eran los que nosotros queríamos. Durante algunos momentos sí que hemos tenido cierto control, el Cartagena es un equipo difícil de controlar, te mete mucho balón por dentro, te lo saca fuera después y no es sencillo. Pero tengo la sensación de que el gol ha llegado justo cando el partido estaba más controlado. Nos ha faltado un poco de más velocidad, de hacer más daño, un poco más de mordiente, pero no tengo nada que objetar al resultado”. Pues menos mal, don Julián, menos mal…