DE VILLANO EN EL FC CARTAGENA A HÉROE EN EL LICONL

Julio Ribas Gladiador' gana con la gorra la Premier de Gibraltar

 Peculiar, de verdad, es la historia profesional del laureado (en Uruguay, su país, en el que llegó a dirigir al Peñarol) Julio César Ribas 'El Gladiador', de 59 años, que hace semanas ha sabido ganar 'con la gorra' la Premier de Gibraltar para el Lincoln, en el que relevó a un entrenador gaditano cuando faltaban cinco partidos para concluir la campaña. Ribas senior, villano en el FC Cartagena, en el que no pudo ejercer oficialmente de preparador, se ha convertido en el Peñón en héroe al conseguir el título en una competición de diez equipos.

Julio-Ribas (1024x768)
Julio César Ribas triunfa en el Peñón de Gibraltar tras su fiasco en Cartagena.

También peculiar fue la ejecutoria de JLC en Cartagena, hasta dirigir desde Uruguay de aquella manera, por teléfono, algún encuentro de los albinegros. Algo esperpéntico. No podía ejercer de preparador por un problema bucrocrático po el que fue castigado -veía los partidos desde la grada- y además llegó a España como turista, con tiempo de estancia limitado. En su breve y descentrada etapa cartagenerista el equipo dirigido por Sport Gol Man solo ganó un partido, en la salida a Cáceres, y solo conoció una derrota, en el 'Artés Carrasco' de Lorca. Después los responsables rechazaron contratar un nuevo responsable y le traspasaron el mochuelo a Simón Ruiz Díaz como entrenador escudo por ser un empleado de la casa. Fue lo más fácil pero también lo más injusto. En esa función Simón sufrió lo que no está en los escritos. Los Javieres y Manzano se lucieron en esa toma de decisión.

El técnico uruguayo, con prestigio alcanzado al ser campeón de Liga en su país con Peñarol en 1999, hizo las cosas mal en Cartagena desde el primer momento. Ya estaba implicado como gestor en el proyecto cartagenerista, puesto que hizo la gestión con Sofinvest, empresa que él trajo en junio para que pusiera los 200.000 euros que el club urgía para no descender a Tercera. Ya en lo deportivo la planificación de la pretemporada fue un desastre y el equipo comenzó la Liga hecho unos zorros. Parecía que el equipo albinegro estaba programado para empatar siempre y de jugar al fútbol, poquito. De hecho, en la primera parte de la Liga hubo 11 partidos empatados por parte cartagenerista. Las relaciones de JLC con la prensa en Cartagena no existieron.

AGRIO CON LA PRENSA

0007513855 (1024x768)

El Rey del Balón en Gibraltar.

En una rueda informativa en el estadio Cartagonova llegó a mostrarse verbalmente agresivo, agrio y muy poco (o nada) dialogante. Trajo a su hijo Sebastián a jugar desde Italia (Génova) y lo mejor del voluntarioso delantero ya lo había dado en una etapa en Francia. Ribas junior tuvo mala suerte y una lesión en su mejor encuentro, ante el Granada B, cuando el meta contrario le dio un puñetazo en el maxilar y estuvo.

El chico había marcado un gran gol a alto precio. La jugada fue fortuita. Reapareció más adelante pero ya no volvió a experimentar la calidad que apuntaba. Tampoco Pallarés tiraba del carro. El 'Tanque de la Safor' no tuvo de albinegro su temporada y el auténtico fue visto esta pasada campaña en la UCAM Murcia para la dicha de Pedro Reverte, que lo fichó para los universitarios contra viento y marea tras ni hacer nada el de Gandía en media campaña en Huesca .

TODO VICTORIAS EN EL PEÑÓN

Pues este señor, don Julio César Ribas, en el el Linconl ha arrasado con un balance tan espectacular tal vez como ficticio. Ribas llegó al Peñón de Gibraltar en la primera quincena de abril de este año y en los cinco encuentros finales de la Premier su equipo lo ganó todo: 33 goles a favor, con una media de 6,6 tantos por partido, y un solo gol en contra. Debutó el 11 de abril con un 4-0 ante el Lynx aunque el primer gol tardó 58 minutos en llegar. En la siguiente jornada alcanzó un discreto 0-3 como visitante frente al St. Josephs, que había sido el equipo de Titi Sanz, jugador del FC Cartagena  que estuvo allí cedido.

Victoria_Stadium-west_stands (1024x768)

El estadio de los éxitos de Julio César Ribas, en el Peñón, al frente del Linconl.

Después el Lincoln despachó al Angels con un 13-1, un marcador de fútbol sala, gracias a la capacidad goleadora del argentino Lee Casciaro, que hizo cinco tantos y volcó el grado de su veteranía esa tarde. Casciaro tiene 34 años. En la cuarta jornada triunfadora de Julio César Ribas en la Roca hubo triunfo ante el Manchester 62 por 0-3 y para cerrar la competición el 13 de mayo los rojinegros endosaron un 10-0 al Britania XI. Además con 'El Gladiador' en la responsabilidad del banquillo del campeón gibraltareño tuvo dos partidos de la Gibraltar Cup ante el Manchester 63, el 23de abril, y el 22 de mayo frente al College Europa. Dos victorias más.

Bien es verdad que cuando los dirigentes de club gibraltareño destituyeron al anterior entrenador, Raúl Procopio, de Cádiz, que había preparado a la Balona, Cádiz B y Poli Ejido, el equipo que recogió JLC ya iba para campeón con 63 puntos y con una plantilla con futbolistas de cinco nacionalidades  y en la que figuraban los españoles Raúl Navas, portero, Antonio Calderón, Yeray Patiño y Sambruno, este último de 37 años.