POR LESIONES, NO LLEGARON A SER VISTOS POR LOS AFICIONADOS ALBINEGROS

La 'lista negra' del Cartagena: de Jordi Pablo a Queijeiro, pasando por Guirao

¿Sabes de que 'lista negra' hablsmos? Pues échale un vistazo...

Queijeiro en un entrenamiento cuando se recuperaba de su lesión/Foto: Prensa FCC
Queijeiro en un entrenamiento cuando se recuperaba de su lesión/Foto: Prensa FCC  

Álvaro Queijeiro es el último futbolista que en los tiempos recientes del fútbol en Cartagena  ha tenido que retornar a su base por la persecución del infortunio, en forma de lesiones como sucediera en otros casos con futbolistas que llegaron precedidos de las mejores etiquetas de calidad como promesas. 

La apuesta por Cristo Martín, inhábil desde su percance del que ya sale, ha forzado al club a prescindir del jugador coruñés que vino para crecer y encontró freno inesperado, tan injusto como caprichoso y burlón; cayó en la primera jornada de LigaQUEIJEOEOOEO

Alvaro Queijeiro (A Coruña 25 febrero 1993), hace tres años, después de que una lesión muscular lo tuviera más de cinco meses y una semana de baja, reaparecía con el Fabril, filial del  Deportivo de La Coruña ante el Ordes. El entrenador Manuel Mosquera le dio la oportunidad y durante 75 minutos  se hizo el dueño del centro del campo. Acabó aquel partido con buenas sensaciones, según las crónicas.

Un 25 de julio, el día de Santiago, Queijeiro estaba de gira con los deportivistas en Colombia con la primera plantilla coruñesista y sufrió una rotura de fibras con recaídas posteriores hasta encadenar esos maléficos cinco meses de baja.

Queijeiro (1)

Desde luego hablamos con Galicia, con gente avezada en el fútbol, y coinciden en que es un "centrocampista coruñés made in Deportivo". Desde los diez años de era blanquiazul por los cuatro  costados. En última temporada fue el capitán, con Gustavo Munúa en las instalaciones de Abegondo y de alguna manera el entrenador uruguayo hizo para que saliera de su terruño.  En muchos partidos del Fabril el chico, de 25 años, se echó el equipo a las espaldas por amos propio y calidad.

A la hora de cambiar de club y dejar Galicia  le atrajo profesionalmente que el Cartagena rozase el ascenso a Segunda, ya se vio con todos los astros en contra  en las eliminatorias con Rayo Majadahonda y Extremadura, y  semanas después una vez  dentro de la nómina cartagenerista  le agradaba su estructura  y pensaba en su relanzamiento a más de mil kilómetros de la plaza de María Pita. Pero  Queijeiro ha tenido que ser sacrificado  por ByB con un balance de solo dos presencias como albinegro  en otros tantos encuentros: el primero, ante el Recreativo Granada, en la ronda inicial de la liga, en el que se lesionó antes de la primera media hora de juego. Su reaparición, hace pocas semanas para disputar unos minutos ante el Talavera.

Jordi pablo

Jordi Pablo, visto y no visto en el Cartagena, por las fatídicas lesiones

Los aficionados albinegros se han quedado sin ver cómo Queijeiro maneja el balón para aportar equilibrio al conjunto en la ofensiva y en la defensa, con estilo. Mas el infortunio del coruñés lo coloca entre los primeros en  el ranking de los futbolistas malogrados en el Cartagena por lesiones  que se complicaron  y por ello apenas han sido vistos jugar: Jordi Pablo,  Guirao y, el caso más reciente, Álvaro Queijeiro. Tres capítulos dolorosos.

LA CASTIGADA RODILLA DE JORDI PABLO

Jordi Pablo,  de Vinarós, que llegó a jugar en el Villarreal en Primera y también perteneció al Málaga, tuvo en el Cartagena en la temporada 2010-11  un grave problema en la rodilla, lastimada durante un amistoso veraniego jugado en Lorca, y fue evidente que no se quitó la mala suerte de encima porque posteriormente, jugando con el Socuéllamos sufrió otra gravísima lesión en su maltrecha rodilla, de la que se había recuperado, rotura de ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha.

El castellonense Jordi Pablo, con 29 años de edad, tras una retirada prematura del fútbol, hoy es el segundo entrenador del La Roda, cuarto equipo clasificado en la Tercera de Castilla La Mancha.

Guirao esioado

Guirao es atendido de su grave lesión en La Manga Club, una pretemporada. El Almería lo había cedido. / SPORTCARTAGENA

LA MALA SUERTE DE MIGUEL GUIRAO

El murciano Guirao, sub 23 y destacado en las bases del Real Murcia hasta que se lo llevó el Almería,  tuvo la mala fortuna de lesionarse en La Manga club en un partido de pretemporada del Cartagena con el Mar Menor entrenado por Juan Lillo. Guirao estaba cedido por el Almería y por aquel percance del que no sanó en los plazos normales, por recaídas, ha pasado desapercibido para los seguidores  albinegros. Como Queijeiro.

Jumilla, Lorca Deportiva y retorno al Almería B, donde juega en la actualidad, es el camino emprendido por Guirao tras no poder debutar en el FC Cartagena, que lo trató admirablemente, como suele hacer la entidad en estos tiempos cuando la mala suerte se ceba en un jugador.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

LEXO, UN CORUÑÉS QUE SÍ TRIUNFÓ EN CARTAGENA

Antonio Sánchez Taboada (deportivamente Lexo), fue un medio volante (hoy centrocampista) del Deportivo de La Coruña en Primera con 21 años de edad y que tras jugar en Segunda con el Burgos llegó al Almarjal en los tiempos en que otro coruñés, Norberto Amaro 'el Chato', rompió la red en el famoso partido contra el Atlético de Ceuta (2-2) en fase de ascenso a Segunda en eliminatoria.

Lexo, enjuto, estirado y muy ágil,  triunfó en Cartagena (UD Cartagenera, la que puso en marcha Juan Buendía) , lo que no ha podido hacer ahora su paisano Queijeiro. Lexo era un jugador de fino fútbol, que esquivaba los golpe con habilidad cuando no había tarjetas y las expulsiones las dictaban los árbitros de boquilla. Lexo era natural de Sada y nació en 1933.

Lexo

Tenía Lexo a su lado en el campo almarjareño un extraordinario jugador bilbaino, Pepe Olivares, un zurdo de alto nivel que no prosperó por no hacer caso a sus amigos que le recomendaban  se cuidase. Sin entrar en detalles, ya se sabe. Pero Lexo, responsable, respondía casi siempre. Fue un gallego que sobresalió en territorio cartagenero como también hicieran el orensano ya fallecido  Luis Carriega,  como el propio Amaro, o hasta Cabrejo, otro coruñés que ascendió en Alcoy en mayo de 2009 como defensa lateral, en el 'milagroso' choque del gol in extremis de Juan Pablo a pase de Carlos Carmona cuando había nubes negrísimas en el cielo de El Collao y el diluvio de la decepción y el pesimismo parecía inminente. / G. J. 

/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////