FIN A LA POLÉMICA TRAS LA DECISIÓN TOMADA POR JAVIER TEBAS, QUE TUMBA DEFINITIVAMENTE LA PROPUESTA DE LA RFEF

LaLiga hace oficial que la Segunda A tendrá 22 equipos y descarta la ampliación

Definitivamente, la liga Smartbank será de 22 equipos y no de 24, como proponía la Real Federación Española de Fútbol en un intento tal vez de contentar y rescatar de su descenso a Segunda B a dos históricos de la categoría como el Deportivo y el Numancia. Javier Tebas, el polémico presidente de LaLiga, enviaba este viernes una carta dirigida a la RFEF aunque también con copia a la presidenta del CSD, Irene Lozano, al CD Numancia, al CF Fuenlabrada y al RC de la Coruña. De esta manera el asunto queda zanjado porque ya es oficial la decisión, algo que por otro lado parecía cantado

Javier Tebas ha vuelto a ser contundente con su decisión de cortar por lo sano cualquier atisbo de esperanza que le quedase al Depor, al Numancia o a cualquier otro, como el propio ‘eterno rival’ del Murcia, que se quiso sumar a la fiesta de las peticiones con propuestas increíbles, El Cartagena jugará en la Liga de 22 equipos de los últimos años.

DESCARTADA CUALQUIER POSIBILIDAD

Cabría recordar que la RFEF elevó en su día hasta LaLiga su propuesta de ampliar a 24 clubes la Segunda División porque consideraban vulnerados en su totalidad los derechos del Deportivo pero también los del Numancia cuando no se disputó la última jornada liguera con el mismo horario o haberla aplazado en su totalidad. Todo aquel maremágnum originaría todo un sunami deportivo cuyas consecuencias se prolongaron durante 18 días a cual de ellos más polémico.

TEBAS ASEGURA QUE EN EL SENO DE LALIGA SE HA HECHO UN PROFUNDO ANÁLISIS DE LA PROPUESTA ANTES DE DESCARTARLA

Asegura Tebas que “en el seno de LaLiga” se ha hecho “un profundo análisis de la propuesta”, afirma que se ha debatido en la Comisión Delegada y sostiene que se “descartó cualquier posibilidad de atenderla, por razones principalmente jurídicas”. “De una parte, modifica el régimen de descensos previstos, de otra, afecta al número de integrantes de la categoría y modifica las consecuencias clasificatorias establecidas al comienzo de la temporada”, expone el dirigente. “Reducir dos descensos exigiría una modificación estatutaria adoptada por mayoría de 32 votos en Asamblea y además no puede adoptarse con carácter retroactivo sin incumplir la actual regulación bastando con que un solo club la impugnara para que fuera declarada nula”, precisaba.

UN ‘NO’ QUE SE VEÍA VENIR

Así las cosas todo hacía creer que LaLiga iba a decir que ‘no’ a la propuesta federativa con una respuesta que no ha podido ser más clara. La dos palabras exactas en las que se resume todo ha sido “expresamente rechazada” y para ello se han querido basar en dos puntos.

El económico es el primero que se expone al entender que si se ampliaba el número de equipos de 22 a 24 iba a siginificar uas pérdidas importantes valoradas entre los 3 y los 7 millones de euros.

javier_tebas1

Tebas ha frenado definitivamente la idea de una Segunda A con 24 equipos

El segundo punto es más racional aún al entender la Liga que ése hipotético aumento de equipos, además de generar un serio hándicap en el calendario porque no habría fechas disponibles, además del aumento en el número de equipos descendidos al aumentar el número de clubes. De hecho recuerdan que solo puede ser modificado por acuerdo entre LaLiga y RFEF antes del inicio de cada temporada, el 1º de julio, sin poder hacerse de manera sobrevenida o posterior‘, inclumpliéndose así las disposiciones de la competición., vienen a decir textualmente.

OTROS CASOS ANTERIORES

LaLiga, para acabar con este largo texto explicatorio, LaLiga recuerda a la vez que lamenta las amenazas en forma de demandas o recursos que ha tenido que soportar en las últimas temporadas y recuerda los casos del Murcia, Elche o Guadalajara, todos ellos equipos que descendieron en los despachos a Segunda B y en el caso del equipo alcarreño conllevaría también su desaparición tras caer desde Segunda A.

De esta manera se da carpetazo a un asunto que ha rayado en lo vergonzoso y en lo bochornoso, como si el fútbol español no tuviese problemas con la pandemia que aún mantiene la incertidumbre en términos generales.