ACUERDO PARA RESCINDIR EL AÑO DE CONTRATO QUE TENÍA

Mauro, de firme promesa blanquinegra a despedido por el club

El espigado defensa central zurdo Mario Lucero (Alicante, 24 años) y el Cartagena han llegado a un acuerdo para rescindir el año de contrato que tenía. Mario era una de las promesas en ciernes de los albinegros, que ahora tendrá que buscarse la vida por otros lares

Mauro Lucero en su tarde mas feliz tras marcar él el gol del triunfo ante el Jumilla a los diez minutos de estar en el campo/Foto SCT
Mauro Lucero en su tarde mas feliz tras marcar él el gol del triunfo ante el Jumilla a los diez minutos de estar en el campo/Foto SCT  

Mauro Lucero, probablemente en el Villarrobledo, su último equipo antes de regresar al Cartagena, era el futbolista de más estatura, 1,92, estaba cedido por el FC Cartagena y se desenvolvía con la ilusión propia de los principiantes, aunque su equipo manchego era el farolillo rojo del grupo cuarto de segunda división B. Esta misma campaña la inició en el Real Jaén, de Tercera.

Mano Lucero es, sobre todo, un futbolista de buena proyección, joven, curtido en la cantera del Hércules de Alicante, su tierra, con acceso posterior al vecino Elche Club de fútbol y más adelante con presencia en equipos como el Mar Menor de San Javier y el Cartagena donde jugó  en su equipo filial con una feliz intervención en Segunda división B el 10 de febrero de 2019 en el partido Cartagena Jumilla, resuelto en el minuto 63 de juego con un gol de Mauro Lucero que había saltado al rectángulo para relevar a Joshua Mejías en el minuto 53.

El espigado y prometedor defensa central zurdo alicantino ha ido de cesión en cesión hasta que el Cartagena lo ha despedido

Posteriormente el técnico charrúa Gustavo Munúa no lo premió, no  dio cancha al defensa de Alicante, que volvió al Cartagena B para curtirse en tercera división. Más adelante hubo dos cesiones, la primera al Real Real Jaén, también de tercera división, un hecho que sorprendió un tanto al no conllevar un mejora de la categoría,  y en el mercado de invierno cambió de club y de localidad para jugar en el Villarrobledo.

Volvió este verano para empezar a entrenar con la plantilla cartagenerista pero no ha debido de convencerle a Borja Jiménez ya que el club, después de varias cesiones, ha decidido prescindir de sus servicios a pesar de tener un año más de contrato y, seguramente, un prometedor futuro en algún equipo de relieve, aunque este no vaya a ser el Cartagena.