ES ALICANTINO Y JUEGA EN EL FILIAL DESDE LA PASADA TEMPORADA

Mauro, el triunfo de la paciencia o un gol de oro que vale tres puntos

Mauro Lucero (5 marzo 1996) a sus 22 años, fue el gran triunfador de la tarde. Su gol valió tres puntos de oro. Ha tenido paciencia y esperar a su oportunidad, que ha aprovechado

Mauro se erigió como hombre del partido tras anotar el gol de la victoria albinegra/Foto: RAÚL VELASCO-SCT
Mauro se erigió como hombre del partido tras anotar el gol de la victoria albinegra/Foto: RAÚL VELASCO-SCT  

El chaval es alicantino y juega en el Cartagena B desde la pasada temporada. Ya entonces hubo un amistoso ante el Elche en Pinatar Arena en el que destacó por encima de otros y cuando muchos creían que Monteagudo le haría un sitio en la primera plantilla acabó definitivamente en el equipo filial.

Ahí ha estado hasta ahora, en donde tres centrales del Cartagena (Moisés, Sergio Ayala y Antonio López) no podían jugar por distintas circunstancias de lesiones y sanciones así que Munúa le llamaba para entrar en la lista de convocados. Y con el dorsal 15 a la espalda y unas botas relucientes que se podían divisar desde cualquier parte del campo el chaval empezó a calentar desde el mismo momento que Mejías empezó a quedarse de sus músculos.

Mauro Lucero saltaba al campo en el minuto 53, con casi toda la segunda mitad. Y el gol, el único de la tarde, lo marcaba apenas diez minutos después tras conectar un izquierdazo –Mauro es zurdo- que Simón Ballester sólo pudo saludar a la pelota. A partir de ahí Mauro se fue arriba y, viéndole actuar, nadie podía decir que era el día glorioso de su debut.

Él, con su gol, derrotaba –descorchaba, como decimos en el titular de la crónica- a un Jumilla rocoso y convertía a Mauro en el personaje de la tarde y el chaval más feliz de la tierra. Su cara, su sonrisa al final del partido, era de pura felicidad. Había tenido paciencia y había sabido esperar.

MAURO2

Mauro tuvo un debut soñado: gol y victoria gracias a él/Foto: RAÚL VELASCO-SCT