AUNQUE CABALLERO ESTRELLÓ TRES BALONES A LA MADERA Y EL CARTAGENA FUE MEJOR Y MERECIÓ GANAR

El líder se queda sin pólvora (0-0)

Cartagena y San Fernando empataron sin goles en el Cartagonova en un intenso partido donde los de Munúa merecieron más que su rival, pero la mala suerte se cebó en exceso con el equipo cartagenerista, tras tener hasta tres remates al palo de Caballero. Los isleños lograron aguantar la situación y se llevan un punto que deja la misma distancia entre ambos equipos. En la imagen de portada de RAÚL VELASCO se aprecia el claro penalti que comete Lolo Guerrero tras el disparo de Manu Viana. El árbitro no quiso ver nada aunque el penalti fue clamoroso

Imagen de la polémica en la primera parte, donde se reclama penalti no pitado al equipo albinegro/Foto: RAÚL VELASCO-SCT
Imagen de la polémica en la primera parte, donde se reclama penalti no pitado al equipo albinegro/Foto: RAÚL VELASCO-SCT  

FC CARTAGENA-SAN FERNANDO CD: 0-0

FC Cartagena: Marc Martínez, Forniés, Fucile, Ayala, Cordero, Araujo (Santi Jara, 60’), Caballero (Jovanovic, 74’), Carrasquilla, Carlos David, Viana (Elady, 49’) y William.

San Fernando CD: Rubén Gálvez, Gabi Ramos, Raúl Palma, Pedro Ríos (Tomas Atti, 79’), Francis Ferrón (Omar Perdomo, 69’), Jorge García (Oca, 87’), Hugo Rodríguez, Lolo, Sandro, Moisés y Roger Marce.

Goles: no hubo.

Árbitro: Iván Muñoz Pérez (colegio valenciano). Mostró amarilla a los jugadores albinegros Cordero y Elady, y a los jugadores visitantes Gabi Ramos, Lolo Guerrero, Jorge García y Rubén Gálvez.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada liguera en el grupo IV de Segunda B. Unas 6.500 personas se congregaron en el Cartagonova para presenciar el encuentro. Footters, como viene siendo habitual esta temporada, transmitió en directo el partido por internet.

IMG-20191103-WA0011

Los albinegros no tuvieron suerte a la hora de disparar a puerta. La madera lo impidió hasta por tres veces. /Foto: Raúl Velasco

LA CRÓNICA

Por JORGE LÓPEZ

Fotos de RAÚL VELASCO

Hay un dicho popular que dice que cuando no puede ser pues no puede ser. Y  encima, no tiene remedio.Eso fue lo que ocurrió en la calurosa tarde de este domingo de noviembre, más propio de tiempo primaveral que de lo que estamos. El cambio climático dichoso. Pero vamos al partido, donde el Cartagena jugó bien y se mereció la victoria. Solo con relatar los tres palos que hizo Pablo Caballero habrían suficientes motivos para justificar una victoria que debió de caer del lado blanquinegro. Pero como decía Bujadín Boskov,  aquel entrenador del Real Madrid, fútbol es fútbol.

IMG-20191103-WA0010

El ex-albinegro Moisés con la elástica del San Fernando/Foto: Raúl Velasco

El San Fernando llegó a Cartagena con la lección bien aprendida. Había que fijar a Carrasquilla, a Willians y a Elady, sus tres estiletes más peligrosos junto a Caballero aunque a Elady se lo ahorraron porque el goleador albinegro se quedó en el banquillo por sorpresa y cuando salió los hechos acabaron por darle la razón a Munúa. Aun así, y con los conductos de acercamiento al portal del meta isleño Rubén Gálvez, los blanquinegros fueron mejores en esta fase.

Aunque la conexión Carrasquilla-Willians no funcionaba como otras tardes saltaba alguna que otra chispa cuando estos se encontraban. Así nacería la primera gran ocasión para Caballero, cuyo testarazo se estrellaba en la madera. La primera de una increíble racha de tres postes en apenas una hora de juego. Después llegaría el fragante penalti en el área del San Fernando por manos claras de Raúl Palma que el valenciano Iván Muñoz Pérez se tragó, o simplemente no le dio la gana de pitarlo.

Aún así Francis Ferrón fallaría la única ocasión clara que tuvieron los andaluces de marcar tras un ligero despiste de Marc Martínez que casi le cuesta un disgusto. No acabaría ahí las oportunidades porque en el minuto 40, de nuevo Caballero estrellaría otra pelota en la madera. Y ya iban dos. El primer tiempo acabaría con el propio Caballero por los suelos en el área visitante.

ENTRA ELADY Y EL CARTAGENA APRIETA, PERO…

No tardaría Munúa en poner en liza a toda su artillería. Sacaba del campo a Manu Viana y el goleador jiennense entraba con cuatro minutos jugados de esta segunda parte. Parecía que era lo que faltaba. Pero eso, parecía sólo porque Elady se quedó con las ganas. Una vez más la ansiedad le superaba. Y las ganas de marcar también.

Munúa debió de avistar que aquello no pintaba bien y que había que hacer más cosas. A todo esto caballero seguía empeñado en mandar todos sus disparos a la madera porque en el 63 otro remate suyo con honores de gol volvía a besar la madera. Mala suerte hasta decir basta.

Mientras, el San Fernando iba a lo suyo. El punto le bastaba en el campo de un líder que tenía encerrado a un rival que salía en contadas ocasiones de su cueva aunque sin hacer daño. Entraría Santi Jara primero por Quim Araujo y después el serbio Jovanovic que, aunque intentó todo lo que pudo, la pólvora también la tenía mojada.

Y así fueron transcurriendo los minutos de un partido que tuvo de positivo varias cosas: no perder, mantener el liderato y mantener por octavo partido consecutivo la portería de Marc a cero. El malogrado Txi Aranguren siempre decía que lo importante era no encajar y sumar siempre. Lo que, al fin y al cabo, hizo el Cartagena. Miremos el vaso medio lleno, que lo está. Al fin y al cabo esto no ha hecho sino empezar y no conviene relajarse tan pronto.