CON UN PUNTO MÁS, TRES GOLES MÁS A FAVOR Y TRES MENOS EN CONTRA

Munúa ya supera a Monteagudo en el Cartagena

La tacada de puntos acumulada por el FC Cartagena de Gustavo Munúa en las trece primeras jornadas de la Liga 2018-19, con el éxito  por 1-2 del domingo en Nueva Condomina sumado, supera lo realizado por el equipo dirigido por Alberto Monteagudo en la anterior campaña cartagenerista. Algo que habría parecido imposible de lograr por el de Montevideo en las jornadas en posición de descenso en Segunda B. purgando los errores ante el Recreativo Granada o la mala suerte frente al UCAM Murcia

Munúa en el Cartagonova.
Munúa en el Cartagonova.  

Los números de Monteagudo fueron muy buenos, excelsos en la última campaña, eso sí tirados por la borda del barco del Efesé moderno  a la hora de la verdad en un pésimo playoff con dos oportunidades perdidas ante Majadahonda y Extremadura que sumieron a la Efesemanía en la depresión de la que ya ha salido. Con muy mala suerte en momentos decisivos y con errores arbitrales que perjudicaron de forma ostensible los intereses del Cartagena.

Pero Gustavo Munúa,  con 17 jugadores nuevos y con lo mejor de los pasados ejercicios, a la chita callando, con métodos discutibles y discutidos, con sus rotaciones que parecían caprichosas al principio pero que deben responder a un manual estudiado a fondo, va dotando de fortaleza el caminar del equipo con los complejos vitamínicos infalibles de encajar ahora pocos goles y lograrlos en las de los rivales.

Los 49 partidos del Cartagena de Monteagudo la pasada campaña tirados por la borda en el playoff

Monteagudo estuvo al frente en el anterior ejercicio del Cartagena en 49 partidos: 38 de Liga, en la que fue campeón; 5 de Copa del Rey, que se acabó en el doble enfrentamiento con el Sevilla tras eliminar a UCAM Murcia, Mirandés y Talavera, y 6 de la fase de ascenso, con 2 triunfos, 2 empates y dos derrotas para confirmar su salida del club albinegro aun teniendo contrato  hasta el 30 de junio de 2019. La dirección de la SAD decidió lo más conveniente a sus intereses y pudo más la cabeza fría que el dictado del corazón, conociendo la afinidad o filing de ByB con Monteagudo.

Munúa llegó desde La Coruña, tras dirigir al Fabril, del grupo I,  y caer en el playoff ante el verdugo definitivo del Cartagena, un Extremadura eufórico, lanzado por el ascenso tras dejar en la cuneta al Mirandés y a los filiales del Dépor.  Para los de Almendralejo el conjunto gallego no fue ninguna perita en dulce. Pasaron los azulgranas con muchos apuros.

Viñeta 13 jornadas

Que profesionalmente Monteagudo y Munúa son muy diferentes es algo que se va confirmando con el paso de las jornadas. En todos los casos son los resultados los que deciden y el propio Gustavo Munúa tuvo que aislarse unas semanas cuando le llegaría el viento caliente de las críticas por los marcadores adversos en el estadio Cartagonova, la asignatura que tenía pendiente.

El balón parado era utilizado por los adversarios como arma casi siempre mortal para los albinegros. La defensa no estaba ajustada, el centro del campo no acababa de apoderarse de los partidos y el ataque era lo que mejor respondía. En los desplazamientos se jugaba mejor, con más eficacia y seguridad además sin conocer la derrota. Así tras el examen del domingo e Nueva Condomina la trayectoria viajera es excepcional y eso que hubo partidos, como el de Huelva o el Villanueva de la Serena, que se tuvieron en el bote y acabaron en sendos empates.

Parece que con Munúa este Cartagena en versión 2018-19 es bastante más ambicioso que el que manejaba Monteagudo, que se atascaba en bastantes encuentros en casa y era incapaz de cerrar los partidos, con adversarios de baja gama o de alta gama. Con la paradoja de que el fútbol le ha dado al de Albacete el premio de entrar en Segunda por la puerta de servicio y no por la vía del ascenso. Así trabaja en Lugo por la salvación de su nuevo club.