jueves. 08.12.2022
UN RINCÓN PARA DOCE

Odio, desde luego, no civilizado

Pienso que no y, o ha sido muy inconsciente al pronunciarla, o encierra en su interior justamente lo que él denuncia, o ha querido con la despreciable frase desvíar y aliñar sobrantes de rencor que él sabrá por qué los almacenaba en su despensa.Mire Serantes, su famoso odio africano era...
Pienso que no y, o ha sido muy inconsciente al pronunciarla, o encierra en su interior justamente lo que él denuncia, o ha querido con la despreciable frase desvíar y aliñar sobrantes de rencor que él sabrá por qué los almacenaba en su despensa.

Mire Serantes, su famoso odio africano era ése que los romanos atribuían a las tribus salvajes y que yo conozca ni los cartageneristas ni los cartageneros y lo contemplo desde la perspectiva de no ser de aquí pero de haber sido, desde hace mucho tiempo, recibido con los brazos abiertos, ni son salvajes ni mucho menos tribus incontroladas.

Los cartageneros y los aficionados al fútbol poseen innumerables valores, que suponen verdaderos tesoros antropológicos y entre esos valores, apreciables para mí, no se encuentra el odio ni sólo ni adornado con faralaes adjetivados.

Sr. Serantes, hoy he descubierto, y como he estudiado a Freud, que ese odio con el que usted califica a todos los habitantes de esta hermosa y noble ciudad, le ha salido a usted del subconsciente, usted sabrá por qué.

Además, interpreto que al pronunciar esa frase ha arrojado a ese mar nuestro, que nos gratifica, la hermosura, la dignidad y la belleza de sentimientos que cubren a los hombres de bien racionales.

Déjeme decirle que lo que ha hecho usted, quiero pensar, no va a ser creíble, porque la credibilidad no es una de sus cualidades.

Puedo decirle que su famosa frase debiera arrojarla al fondo de este nuestro mar o enterrarla en la tierra profunda de su hermosa huerta si comprobase la manera tan humana con la que se comportan las diferentes tribus.

Una recomendación, lea, para aprender, las interpretaciones que César Vallejo y el antropólogo navarro José A. Jáuregui, en su libro “Las tribus”, hacen de los sentimientos tribales.

Rectifique y gracias de verdad, si lo hace ¡Olé por su nobleza!

Pedro-Roberto J.P. En Villamediana de Iregua. Dies4/17: ante diem quintum decimum Kalendas Maias

Odio, desde luego, no civilizado
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios