EL COVID-19 VUELVE A CERRAR LAS PUERTAS AL PÚBLICO

Otra noche perdida con el Cartagonova en silencio

Otra vez, sí, otra vez. El estadio Cartagonova en silencio. Ya es la segunda y veremos a ver lo que nos queda por aguantar. El recinto blanquinegro y todos los de España y casi Europa y el mundo al completo aunque hay excepciones. El caso es que, cuando logras el ascenso y cuando más abonados hay en la historia los partidos del Cartagena hay ue verlos, el que puede, por la televisión de pago. O irse a un bar o buscarte la vida con algún amigo o familiar. Pero el asunto es que el Cartagonova sigue en silencio y así, el fútbol es menos fútbol.

Si calculamos a 10.000 espectadores por cada uno de los dos partidos ya serían 20.000 personas o más las que habrían desfilado por las gradas del estadio cartagenerista. Pero lo que mandaba otra vez eran las voces de los jugadores, las instrucciones desde la banda de los entrenadores y hasta las indicaciones, alguna vez, del colegiado. Porque eso sí, el silencio del estadio Cartagoova invita a agudizar el oído y escuchar casi todo.

cartagena131114a

Un Cartagonova en el más absoluto silencio, escenario de este Cartagena-Lugo de la cuarta jornada liguera

Pero es una pena, una triste pena la que toca seguir viviendo con el Cartagena en Segunda, por no hablar de otros equipos. Nosotros hablamos de lo nuestro, de lo que nos duele. Esperar ocho años y cinco promociones para soportar todo esto. Lo nunca visto vaya. Ni un grito de ánimo desde la grada, ni una camiseta, ni una bandera. Ni Pencho Angosto, el forofo número uno de los albinegros que ni siquiera puede estar en la puerta, megáfono en mano para intentar que los futbolistas no se sientan tan solos, como ya hizo en Málaga que volvió `locos`  a medio banquillo baleárico, que casi le pidieron por favor que dejase de animar al Efesé, pobre Efesé que tengamos que soportar todo esto ahora.Pero el Cartagonova no se rinde. Por mucho silencio que haya siempre llegarán tiempos mejores.

Son muchos los abonados que nos preguntan qué va a pasar si esto se alarga. Y nos dicen que le preguntemos a Belmonte qué piensa hacer con esos miles de abonados que, a los partidos de la pasada Liga, se le añaden un montón de estos. Que ellos paga por ser abonados, sí, que vale. Pero el descuento del 20% no será suficiente por el mero hecho de verlo por televisión, por lo que, encima, también hay que pagar. En fin que Belmonte, sin tener culpa, pero va a encontrarse con un problema añadido dentro de poco por culpa de la dichosa pandemia. Algo tendrá que hacer.