EL SUB 23 ALBINEGRO HABLA A LA PRENSA JIENNENSE

Para Pablo Ortiz, por su condición de jiennense, enfrentarse al Linares tiene un significado especial

Pablo Ortiz, el medio centro del Cartagena que llegó procedente del Real Jaén, ha sido entrevistado por el diario Ideal ante el inicio de la Liga 2016-2017 que sitúa al Linares Deportivo este sábado 20 en el estadio Cartagonova a las 21:00 horas

1WEB1 (1024x768)
Pablo Ortiz el día de su presentación en el FC Cartagena.

Un día queda para que el Linares Deportivo arranque de manera oficial la temporada 2016/2017. Lo hará ante el Cartagena y, aunque todo el equipo local tendrán unas ganas inmensas por comenzar la temporada venciendo a los azulillos, hay uno de ellos que lo ansía aun más. Por Cartagonova anda una de las perlas del máximo rival linarense: el Real Jaén. De él tuvo que salir Pablo Ortiz este pasado verano en busca de un proyecto deportivo que se adecuase mejor a sus cualidades y pretensiones futbolísticas y si las ganas del jaenero eran pocas de empezar la campaña imagínense para él que lo hará jugando ante el que ha sido siempre su equipo a batir.

«Todo el equipo tiene ganas de empezar la liga y más cuando el año pasado también se empezó en casa contra el Linares y se perdió. Para mí, para un jienense, siempre es un partido especial cuando me enfrento al Linares. Este si cabe lo será aun más porque habrá un pequeño homenaje a Fran Carles y seguro que va a ser emotivo», reconoció  el futbolista.

Pablo está viviendo este año su primera experiencia deportiva lejos del Santo Reino, algo que parece estar llevando mejor incluso de lo que él mismo esperaba. «Era la primera vez que salía de casa y al principio tenía un poco de miedo por eso, pero la verdad es que estoy aquí muy cómodo», explicó el jugador. «Cartagena es una ciudad muy buena y el club es muy cercano, tanto la directiva como el cuerpo técnico y los jugadores. Es un club en el que todos nos tenemos un trato muy bueno y eso ayuda mucho a la hora de integrarte», añadió.

MUY BUENA PRETEMPORADA 

Esa rápida adaptación a la disciplina de un nuevo club ha hecho que en lo meramente deportivo también estén saliendo las cosas. Así lo corroboró el propio Pablo: «La pretemporada ha ido muy bien. Desde que llegué me he sentido muy cómodo y de eso tienen culpa los compañeros, que me han recibido muy bien, la directiva también ha tenido un trato muy bueno hacia mí y la afición también me ha tratado genial». Inicio inminente Las alturas de verano en las que estamos hizo que durante la entrevista la palabra «ganas» fuese, con mucha diferencia, la más repetida.

«Tenemos muchas ganas. Desde el doce de julio, cuando empezamos a entrenar, tenemos marcada esta fecha» insistió Ortiz antes de adjuntar: «El equipo va día a día entrenando cada vez mejor y se van viendo más cosas. Empezamos los primeros partidos cometiendo algunos errores y cada vez hemos ido a mejor. Hemos conseguido ganarle al Elche y empatar con Las Palmas. También jugamos contra el Lorca, que es uno de los equipos llamados a ser importantes en el Grupo IV, y empatamos».

Ha sido precisamente en la pretemporada en la que el Cartagena, bajo la batuta de Alberto Monteagudo, ha afianzado un estilo de juego que describió así el centrocampista jienense: «La idea que hay en el equipo es la de tratar bien el balón y la de apretar en campo contrario para intentar robar lo más rápido posible y para, a partir de ahí, gestionar nosotros la posesión con una intención clara de tener profundidad y de generar muchas ocasiones. Está claro que eso le gusta a todos los equipos pero es cierto que nosotros hemos planteado así los partidos de la pretemporada y nos ha ido muy bien. Esperemos que en liga siga siendo así y que vayamos corrigiendo los pequeños desajustes que se vayan dando».

UN ESTILO DE JUEGO QUE LE GUSTA 

Un filosofía de fútbol que le viene de perlas a un jugón como él. «Es un estilo de juego que me gusta. Esta plantilla se confeccionó así, firmando a jugadores que pueden entrar en ese perfil de futbolistas a los que les gusta tratar bien la pelota y asociarse por dentro y por fuera. También tenemos jugadores con desborde y buenos rematadores. Creo que somos un equipo muy completo pero luego ya veremos si al final somos capaces de encajar todas las piezas para ir hacia adelante».

Y aunque la exigencia del club sea la de estar arriba, no se vuelve loco el jugador a la hora de fijarse una meta. «Nuestro objetivo, aunque suene a tópico, es darlo todo cada día para intentar siempre mejorarnos y tener esa autoexigencia. Luego es la liga la que dicta sentencia», finalizó.