AMBOS SON LOS RESPECTIVOS DUEÑOS DEL EFESE Y LEGANÉS Y AMIGOS DESDE HACE MÁS DE DIEZ AÑOS

Paco Belmonte y Felipe Moreno, enemigos íntimos

2020080823433078192

Felipe Moreno y Belmonte juntos en el palco del Cartagonova durante un partido de hace dos temporadas | Foto RAÚL VELASCO

Llegó el día (este viernes 26 a las nueve de la noche) cuando por fin, Paco Belmonte y Felipe Moreno verán un partido deseando que gane su equipo y no lo haga el rival. Hasta ahora nunca había sido así. Menos en el partido de la primera vuelta, Belmonte siempre ha querido la victoria pepinera y Moreno, la del Cartagena. Pero este viernes todo será distinto. La relación amistosa y los lazos cordiales que unen e Felipe Moreno y a Paco Belmonte de sobra son conocidos, tanto en Leganés como en Cartagena pero también en la España futbolera. Serán, durante dos horas, enemigos íntimos.

Según los datos que obran en nuestro poder la estrecha conexión entre Belmonte y F. M. existe, al menos desde la temporada 2010/11 en la que Belmonte se convirtió durante dos temporadas en el director deportivo del ‘Lega’. Ahí forjaron su amistad y se hicieron amigos. Una amistad que, con el paso del tiempo ha trascendido a ambos clubes en los que Moreno y Belmonte son los principales accionistas. Sin embargo, será la primera vez que ambos equipos coincidan en la Liga Smartbank jugando en el Cartagonova. Moreno y Belmonte amigos y ahora ¿rivales? Cuando menos van a ser enemigos, sí, pero durante dos horas y en plan íntimo.

Basta recordar que en 2015 se informó de que Belmonte era la cabeza visible de un grupo de inversores madrileños que lideraba el propio Felipe Moreno para comprar el Cartagena. Por aquellos tiempos era Sportgol la empresa que mal dirigía a aquel Efesé post Paco Gómez y la cosa pintaba cada vez peor para el club blanquinegro.

2020080822553386113

Felipe Moreno junto a Belmonte en la etapa que éste trabajaba como director deportivo del Leganés

El periodista murciano, ojo avizor y metido en ese submundo del planeta fútbol, se dejó caer de incógnito varias veces por el Cartagonova, acreditado por el Leganés. El hoy conocido empresario era entonces un perfecto desconocido y podía pasar perfectamente desapercibido en cualquier sitio, en Cartagena también salvo los cuatro periodistas que le conocían de anteriores etapas, cuando se dedicaba como los demás, a juntar letras, dicho sea con todos los respetos, para La Verdad. Estuvo revoloteando por las gradas de tribuna –hay fotos de entonces- hasta que al final se descubrió el pastel que se estaba amasando en el horno.

Ambas partes negaron entonces aquellas informaciones. Hoy insisten en que las relaciones son meramente colaborativas. Nada más. Belmonte sigue figurando como propietario del Cartagena. Y Felipe Moreno, su nombre, no aparece ligado a ningún sitio salvo al de sus propios negocios personales.

Desde que Belmonte aterrizó por Butarque para trabajar en el ‘Lega’ como director deportivo después de sus experiencias con el Sangonera y At. Ciudad (Segunda B) y colaborar como asesor en el Sheffield United Footbal Club inglés y el Ferencváros Torna Club húngaro, desde aquellas fechas Belmonte y Moreno unieron sus caminos. Cuando el dirigente cartagenerista dio el paso adelante para quedarse con aquel Cartagena al borde de la quiebra que habían dejado los de Sporto Gol Man de infausto recuerdo lo hizo con el paracaídas de una sociedad inversora con sede en Madrid de la que nunca se dijo su nombre aunque todas las miradas iban dirigidas a Felipe Moreno, entonces ya dueño de un ‘Lega’ que ya caminaba con soltura por la Segunda A.

EL DÍA QUE SE CONOCIERON

Felipe Moreno y Paco Belmonte se conocieron en 2009, durante el último partido de la temporada regular entre el Lega y el Atlético Ciudad. Belmonte era el director deportivo del conjunto madrileño Los dos clubes militaban entonces en Segunda B. El partido terminó empate a uno. El resultado permitió al Leganés jugar por primera vez un playoff de ascenso a Segunda División tras el descenso de 2004. En aquel choque comenzó una amistad que se fue fortaleciendo poco a poco. 

Más adelante y a medida que se iban conociendo los detalles de aquella operación, de quedarse Belmonte con el ‘muerto’ del Cartagena y con una deuda asumida de 4 millones de euros por el periodista murciano y las continuas apariciones de Felipe Moreno en los escenarios blanquinegros, pronto se relacionó la amistad de ambos con los intereses albinegros que iban mejorando en su situación económica conforme pasaba el tiempo. El dinero, mucho dinero además, seguro que no caía de cielo.

Felipe Moreno accedió al Leganés por su amor al club pero su nombre nunca ha podido ser relacionado directamente con el Cartagena ni lo ha podido demostrar nadie

Felipe Moreno accedió al Leganés por su amor al club pero su nombre nunca ha podido ser relacionado directamente con el Cartagena aunque no por eso se escapó de aquella polémica mantenida con el entonces entrenador del Extremadura, Juan Sabas, quien señalaría directamente a Felipe Moreno de ofrecer una elevada suma de dinero para que el Cartagena saliese triunfador  en aquella final a doble partido del playoff que se escapó también en Majadahonda.

felipemoreno

Felipe Moreno, 'alma mater' del Leganés

La posterior investigación y el consiguiente juicio acabaría absolviendo al dueño del Leganés de cualquier maniobra extraña, pero es verdad que tanto ruido mediático le hizo daño tanto al FC Cartagena como al propio Felipe Moreno, quien a partir de ahí daría un paso al lado para hacerse menos visible aún, sobre todo en cuestiones relacionadas con el club albinegro, aunque los abogados de Moreno dispararon entonces a todo mensajero que se había hecho eco de la noticia que surgió en los alrededores de Madrid.

Moussa, Josua Megías, Adama Fofama, Owusu Kwabena, Alex Martín y William de Camargo, 'pepineros' cedidos a los blanquinegros en los últimos años

Pero todo aquel ‘affaire’ no impidió a Belmonte seguir trabajando, si cabe con más fuerza y ahínco, apoyado siempre desde Leganés, con continuas cesiones de futbolistas. Moussa, Josua Megías, Adama Fofama, Owusu Kwabena, o los últimos de la temporada del ascenso, Alex Marín y sobre todo William de Camargo, todo un descubrimiento que ha dado a conocer lo mejor de sí en actuaciones suyas como blanquinegro, algunas de ellas memorables, de las que levantaba al público de sus asientos. Después, un poco incomprensiblemente, William tuvo que emprender las de Villadiego y buscarse la vida en el filial del Valencia CF.

Todo eso han sido ayudas que Moreno no ha dudado en facilitárselas al Cartagena. Y no es ni la primera ni la segunda vez que ambos personajes han visitado algunas notarias muy conocidas en Cartagena para reflejar sus acuerdos bajo notario. Así que no tiene nada de extraño que en muchos aficionados cartageneristas irradie un cierto sentimiento de simpatía hacia este empresario madrileño que siempre ha arrimado el hombro a la hora de ayudar.

LA PRIMERA COINCIDENCIA

Pero claro, la situación que se otea en el horizonte es distinta desde el descenso del ‘Lega’ a Segunda y el ascenso del Cartagena a la misma categoría. ¿Conflicto de intereses? Pudiera ser. Pero no hay nada ilícito en ser amigos. Que sepamos, nada hay firmado que pueda o pudiera vincular directamente a unos y a otros pero tampoco se podrá evitar ahora que aparezcan muchas miradas y que pudiera aparecer alguna suspicacia según qué resultado se produzca este viernes. En Madrid desde luego, no hubo ninguna duda en la primera vuelta.

Las desconfianzas están a la orden del día en la vida en general y en el fútbol en particular, y será difícil desviar las miradas de los malpensados, que haberlos hailos, vaya que si los hay...

Cartagena y Leganés no se ven las caras en el Cartagonova en partido oficial desde la temporada 2008/09, la del penúltimo ascenso blanquinegro a Segunda 

Cartagena y Leganés no se ven las caras en el estadio Cartagonova oficialmente en un partido de Liga desde la temporada 2008/09, la del ascenso blanquinegro a Segunda que, curiosamente jugaban en la primera jornada de Liga abriendo el campeonato una calurosa noche de agosto con victoria cartagenerista que entonces debutaba Fabri González con goles de Carmona, Juan Pablo y Adisson y que en un Butarque repleto de nieve y con cientos de seguidores cartageneristas que regresarían decepcionados tras caer por 2-1 en aquella fria tarde. Y el 3-1 de la primera vuelta con una primera parte horrible de los albinegros, que se marcharon al descanso con un rotundo 3-0, todavía flota en el ambiente.

Ahora todo será distinto. Belmonte y Moreno volverán a verse, pero esta vez será oficial. Y con puntos decisivos en juego. El ‘Lega’ llega como una moto después de reaccionar ante la llegada del ex cartagenerista Asier Garitano, buen amigo de quien dirige este medio. Cinco victorias encadenadas dicen mucho de este Leganés que tutela Felipe Moreno, el mayor ‘enemigo’ íntimo que pudiera encontrarse Belmonte en un palco. Y con la lupa que caerá sobre ellos.

El Cartagena necesita esos tres puntos como el comer y el Leganés no está para regalar nada, eso es seguro. Pero al fin y al cabo Dios los cria y ellos se juntan. Lo dicho, enemigos sí, pero íntimos también.