POLÉMICA | EL VAR ACABÓ SIENDO DECISIVO

El penalti a Clavería lo fue, el gol anulado a Okazaki deja dudas pero en el segundo tanto sí hay fuera de juego

El siempre controvertido VAR tuvo bastante trabajo en Butarque. Primero con el penalti a Clavería, que fue y en los dos goles anulados al Efesé el de Okazaki deja bastantes dudas mientras en el segundo gol –en propia meta—si hay fuera de juego claro
FDOWvW-WYAI7Dip
Ortuño lanzando el penalti del (0-1) // FOTO: FCC

Es lo que tiene el VAR, que sus decisiones perjudican algunas veces y en otras benefician y al Cartagena le ocurrió de todo en Butarque.

Primero fue con el penalti que el árbitro no señaló en principio, un manotazo a Clavería dentro del área que derribaba al futbolista albinegro. El VAR entró en acción y rápidamente solicitaba la presencia del árbitro Prieto Iglesias para que juzgase. La falta es clara, voluntaria o involuntariamente pero hay manotazo que se convertía en penalti contra el Leganés y gol de Alfredo Ortuño, que por cierto lo lanzaría de forma magistral.

2f7f7b79-6e56-4144-8338-ef2f1a052b80712d8b6c-3a1b-43a5-a822-77728ad8f92dDos pantallazos rescatados de las imágenes de televisión en donde se aprecia con claridad las dudas que presenta la jugada en la que señalaron fuera de juego, por la nariz prácticamente, de Okazaki. El VAR, aquí, parece que hiló demasiado fino

En las jugadas de los dos goles anulados al Cartagena ya hay más disparidad de criterios. El gol que anula al japonés Okazaki se anula por fuera de juego del nipón que las líneas que se marcan desde el VAR no termina de aclarar si existe o no una posición dudosa.

Si observáis la imagen que os dejamos, miradla con detenimiento porque la línea que sale del japonés se le traza a la altura de su axila izquierda mientras que al defensa del ‘Lega’ la misma línea sale desde su hombro. Estamos hablando de una distancia casi imperceptible que a nosotros –y a muchos cartageneristas—nos genera la duda.

En el segundo gol anulado a los blanquinegros, sin embargo, nada que objetar. Hay fuera de juego claro del jugador cartagenerista y ese tanto estuvo bien anulado.