Quique Rivero, el motor albinegro

El cántabro Quique Rivero volvió a ofrecer un buen encuentro, acoirde con la regularidad que viene ofreciendo el centrocampista albinegro desde hace tiempo. Su concurso siempre resulta vital para el buen juego de su equipo.

Rivero cuajó un buen encuentro/Foto: RAÚL VELASCO-SCT
Rivero cuajó un buen encuentro/Foto: RAÚL VELASCO-SCT

Desde que Rivero superó aquella lesión de la pasada campaña, que le mantuvo poco más de dos meses en el dique seco, su progresión está fuera de toda duda. Tanto es así que Rivero se ha convertido en el timón del equipo, el auténtico motor. Cuando él está inspirado el equipo lo nota y cuando se resfria, también.

Rivero, treinta partidos como titular y más de 2.300 minutos, es el auténtico conductor del juego cartagenerista. Ante el Jaén volvió a demostrarlo. Con él funcionando fluyen las ideas y suele ser Rivero el que se inventa cada jugada y la forma de entrar en el área rival.