PICHICHI | AL GOLEADOR SE LE ACUMULAN LAS DISTINCIONES

RC7, una vez más, vuelve a entrar en el once ideal de la jornada

El ‘crack’ albinegro Rubén Castro no cesa de recoger distinciones. La última llega una vez más desde LaLiga, institución que ha vuelto a incluir al goleador canario, actual ‘pichichi’ de la Liga Smarbank con 9 goles, en el once ideal de la décimo quinta jornada.

¿Qué más puede decirse de este artista del gol que sigue haciendo historia en cada jornada que pasa? Pues que, nuevamente, ha sido incluido en el once ideal que LaLiga elige cada semana. La soberbia actuación del futbolista canario, una vez más, no ha pasado desapercibido para LaLiga.

Rubén Castro, a sus 40 años y 5 meses, casi, se convirtió prácticamente desde su aterrizaje en el Cartagena, en el futbolista más importante que ha desfilado por el equipo albinegro al menos hasta la fecha. Importante y determinante. Rubén compite en el imaginario popular de los aficionados, con el no menos inolvidable Víctor Fernández, quien llegó al Efesé con 35 años y aguantó dos temporadas a pleno rendimiento, especialmente la primera.

Ni antes ni ahora nadie ha puesto en duda que Víctor ha sido uno de los mejores futbolistas que ha tenido el Cartagena a lo largo de su historia, la reciente y la más antigua también. Llegó en plena efervescencia del ascenso y su fichaje acabaría siendo espectacular con dos temporadas buenísimas, especialmente la primera, imborrable para muchos.

FD16PUmXEAg6Qr1

Su salida, empero, resultó especialmente dura. Casi traumática. Nadie, excepción hecha del entonces recién nombrado director deportivo Ángel Quirantes y del entonces jefe Paco Gómez pretendían la salida en falso de aquel Víctor que acabaría fichado por el propio Paco Belmonte para el Leganés, entonces en Segunda B. Fue como darle en la frente a los que decidieron su salida del club blanquinegro.

Las paradojas de la vida vuelven a colocar a otro pedazo de futbolista como es el caso de RC7 que no se cansa de marcar goles y goles y más goles. No vamos a entrar en comparaciones porque serían incomparables. Pero Rubén tiene dos cosas que Víctor no tenía: la edad –cinco años mayor que Víctor—y los goles, que se le van cayendo de los bolsillos. Víctor también marcó muchos goles como blanquinegros –algunos de ellos preciosos- pero lo de Rubén es que ya casi que no tiene nombre.