NI EN FALTAS NI EN TARJETAS

El riojano Arranz Orón da la de arena y no utiliza el mismo rasero para medir a los dos equipos

ocon-arraiz-arbitro-kAZH--620x349@abc
[email protected]

Arranz Orón, dialogante con los futbolistas, no estuvo esta vez a la altura y no fue el mismo que en el Cartagena-Fuenlabrada. Pasó por alto la revisión por parte del VAR de una mano dentro del área rayista y no midió por el mismo rasero a los dos equipos a la hora de señalar faltas y mostrar tarjetas

El gran fallo que tuvo fue no querer revisar la jugada clara, fragante, cuando en el minuto 2 hay un balón que cae sobre la mano de un defensor rayista, probablemente de forma involuntaria, pero es muy parecida al penalti que le señalaron a Clavería en el partido frente al Mallorca y que costaría el 0-1 parcial. También el segundo gol insular, como recirdaréis, fue muy similar al primero.

Sin embargo, en Vallecas, aunque la jugada fue muy parecida, Arraz Orón pasó completamente siquiera de consultar el VAR, donde habría podido comprobar que hay mano y que, por lo tanto, debió de haber sido penalti.

A la hora de señalar faltas, las mismas que pitaba a unos (FC Cartagena) no eran tratadas de la misma manera ante los otros (Rayo Vallecano), especialmente en los saltos donde suelen volar los codos más de la cuenta. Y en tarjetas tampoco fue equitativo y quedó palpable que, esta vez, arrimó bastante más el ascua a la sardina vallecana.