lunes. 08.08.2022
A TRAVÉS DE UNA NOTA EMITIDA POR EL CLUB ALBINEGRO SE CONFIRMA SU MARCHA AL MÁLAGA

Rubén Castro consuma su despedida

Despedida ‘a la francesa’ de Rubén Castro. Literal. El futbolista, a sus 41 años, se ha limitado a comunicarle al club blanquinegro que rechazaba la oferta del Cartagena y que se marcha. Sin más. Poco ha importado los dos años tan fabulosos que ha vivido en su ‘jaula de oro’ en San Pedro del Pinatar. El gran canario, como tantas veces a demostrado a lo largo de su carrera, ha dejado aparcado el sentimentalismo para apostar simplemente por el dinero. Pero una cosa es la actitud y la decisión final del futbolista y otra bien distinta la gestión deportiva de Belmonte y de Breis, que permite que se escapen jugadores de la tabla de Elady, De Blasis, Bodiger, Mo Dauda, Alex Gallar y ahora, el último que quedaba con distintitivo de gran futbolista, el goleador RC7. En algo habrá fallado también la B&B, alguna responsabilidad tendrán y es muy probable que tenga su repercusión en la campaña de abonos.

Tal y como se veía venir Rubén Castro ha puesto pies en polvorosa y ha decidido abandonar el Cartagena. Después de dos temporadas fantásticas al futbolista no le ha convencido lo que está haciendo el club blanquinegro y ha decidido apostar por la oferta del Málaga, muy superior a la ofrecida por el club blanquinegro, que ya daba por vendida la piel del oso antes de cazarlo. Incluso el propio Rubén dijo en algún medio local de Cartagena que estaba dispuesto a seguir, palabras que fueron aprovechadas por Breis para dar por cerrada una operación que tenía muchas aristas. El representante del jugador, el propio futbolista o ambos a la vez debieron percatarse y aprovecharon para abrir una rendija por la que, inesperadamente, se coló el Málaga para llevarse al futbolista.

082
Rubén Castro ya es historia en el Cartagena

En Málaga la felicidad de la afición malacitana es total a estas alturas, todo lo contrario que la cartagenerista que ha sufrido de sus mayores golpes desde que se encuentra en la Liga Smartbank. La salida de RC7 ha sido un golpe bajo en toda regla para el cartagenerismo. Alguien no ha sabido gestionar bien la continuidad de Castro, al que todo el mundo daba por hecho en Cartagena que continuaría como blanquinegro, pero nada más lejos de la realidad. Rubén Castro se ha limitado a seguir el camino de tantos otros que han decidido emigrar.

Conociendo como las gastan la pareja conocida como la B&B de puertas para dentro todas las culpas recalarán en el futbolista. En público habrá palmaditas y alabanzas pero el orgullo y la soberbia que caracterizan a Belmonte y a Breis, conocidos por su prepotencia, han sido gravemente tocados y son acciones que la pareja de directivos no van a perdonar nunca, como no le han perdonado ni a Cristo Martín, en su momento, ni a Elady ni a Raúl Navas ni a tantos otros que se han tenido que marchar por encima de las malas artes de la B&B, que esta vez se han equivocado al anunciar antes de tiempo con mensajes en distintos sitios afines al club la continuidad como blanquinegro.

Para la B&B ha sido, es un duro golpe que no esperaban. Creían que lo tenían todo hecho pero nada más lejos de la realidad. El resbalón ha sido de época porque ni es el primero, ni el segundo ni el tercero y tampoco será el último. El orgullo y la soberbia de ambos dirigentes han sido gravemente tocados.

También se ha equivocado la pareja del futbolista, muy dada a las redes sociales y a la que le ha faltado tiempo para salir al paso con un twitt que ha molestado, y mucho, al cartagenerismo, twitt que reproducimos aquí para que cada cual se forme su propia opinión, pero la pareja del futbolista ya está aguantando un montón de comentarios a través de las distintas redes sociales.

58437280-4d70-4745-8b1d-43d7372feeb5
58437280-4d70-4745-8b1d-43d7372feeb5

Lo peor de todo, además de los goles que pierde el Cartagena de una tacada, es la repercusión que puede tener en la campaña de abonos, muchos de ellos esperando a una renovación del delantero que, definitivamente, ha puesto los pies en polvorosa sin dar ninguna otra explicación.

98e3634b-a1ff-42bc-84c7-b3b4ab78149e
98e3634b-a1ff-42bc-84c7-b3b4ab78149e

Rubén Castro consuma su despedida
Comentarios