EL VETERANO DELANTERO, A SUS 39 AÑOS, LLEVA 31 GOLES EN SUS DOS ÚLTIMAS TEMPORADAS EN SEGUNDA

Rubén Castro (Las Palmas), objetivo del Cartagena

Rubén Castro, el veterano delantero canario de 39 años, es uno de los grandes objetivos del Cartagena para ficharle. El ex futbolista del Betis ha marcado 31 goles con la UD Las Palmas en sus dos últimos años en Segunda y jugando en Primera con el Real Betis hizo 127 goles. Si el equipo cartagenerista lograse su fichaje, pese a su edad, sería un ‘bombazo’ como refuerzo.

Rubén Castro. Foto: udlaspalmas.net
Rubén Castro. Foto: udlaspalmas.net  

De momento Rubén, según la información que llega desde Canarias. descarta, a día de hoy, regresar a la UD, luego de activar semanas atrás su cláusula liberatoria de contrato y que le reportó, como premio añadido, 300.000 euros, según la compensación pactada. El futbolista, máximo goleador del equipo en las dos últimas campañas y ejemplo de profesionalidad a sus 39 años, se ha trasladado a la península con su pareja e hijos y ya estudia ofertas de otros equipos, con la posibilidad, incluso, de que pueda regresar a la Primera División. El Cartagena también estaría pujando por sus servicios.

De ahí que la puerta abierta que le han dejado en el Gran Canaria (esperaremos hasta el final por él por si quiere retirarse en el club de su vida, dijo al respecto Miguel Ángel Ramírez) no la contemple en estos momentos el delantero, por mucho que sepa que seguiría siendo pieza principal en los esquemas de Pepe Mel.

Rubén, siguen afirmando desde Las Palmas, parece que tiene motivos personales y profesionales para adoptar la postura de buscar un nuevo destino. Desde su entorno se ha filtrado que desea residir de manera permanente lejos de Gran Canaria por cuestiones familiares. Y a esta pretensión añade su opinión de que puede lograr un último buen contrato para coronar su trayectoria.

152951577-keEG--624x385@Canarias7

Rubén Castro, de amarillo, jugando un partido reciente con la UD Las Palmas

Tampoco es un aspecto menor su disconformidad con lo que estima ha sido un trato injusto por parte de la UD hacia él en los últimos tiempos con las rebajas de ficha que ha tenido que asumir. Eso le condujo a pedir la resolución del año que le seguía vinculando a la entidad pese a que tenía constancia de que contaba para el futuro. No se sintió valorado luego de arrancar la campaña con molestias y posponer al máximo su paso por el quirófano para ayudar al equipo, cumplir con una convalecencia ejemplar, reapareciendo en tiempo y forma y, tras el confinamiento y reinicio liguero, erigirse en el líder del equipo con diez goles en once partidos.

En otras palabras, esperaba un gesto por parte de la directiva que no se ha dado, lo que ha llevado a tomar la determinación de no retirarse con la camiseta que le vio crecer.

QUIERE JUGAR UNO O DOS AÑOS MÁS

Tal y como ha manifestado, quiere estirar su carrera uno o dos años más atendiendo a sus buenas sensaciones físicas y exhibiendo unas estadísticas más que respetables, con treinta goles en los dos últimos cursos, mantiene la ambición competitiva. En Bahía, la agencia que lo representa, esgrimen que mantiene un buen cartel y que no tendrá demasiado problema en encontrar acomodo.

Recientemente circularon rumores que le situaban en la órbita del Mallorca, antes se especuló con que el Real Betis, donde es una leyenda viva, no vería con malos ojos hacerle hueco para utilizarlo como revulsivo y la posibilidad del recién ascendido Elche no ha tardado en cobrar fuerza. Pero el Cartagena se ha colado en esa puja y, por lo visto, el jugador se lo está planteando muy seriamente venir hasta el Cartagonova.

Tal y como está el mercado, marcado por la recesión brutal que imponen el coronavirus y sus daños colaterales, que un delantero como él esté libre se considera una ganga.