EL DÍA DESPUÉS | ALGUNAS REFLEXIONES EN TORNO A ESTE EFESÉ QUE SIGUE DESPLOMÁNDOSE

Saltan chispas de un Cartagena que chirría

Con la perspectiva que siempre da el día después es conveniente poner sobre la mesa unas cuantas reflexiones en torno a este FC Cartagena que se complica más la vida a cada jornada que pasa. Cuando un equipo no funciona el primero que se va a la calle es el entrenador. En Primera Regional o en Primera División. Da igual. Y si una vez el ‘mister’ ya está fuera y ese mismo equipo sigue sin carburar el siguiente en la lista es el D. D., como se les conoce ahora a los directores deportivos –hasta hace unos años secretarios técnicos- , son ellos los que, o dimiten o los cesan. El caso es que se van. Lo último de los último son los pañuelos hacia el presidente y los consiguientes gritos de ‘¡¡fuera fuera¡¡’ que normalmente no hay presidente que lo aguante. Su orgullo no se lo permite.

R. C.

En el Cartagena ya hemos visto salir a varios presidentes que han hecho una grandísima gestión y que han tenido que salir por la puerta pequeña. Pasó con Ginés Lorca Bas, con Carlos Martínez González, grandes busca-vidas que no solo no cobraban auténticas millonadas, como ocurre ahora, sino que encima les costaba el dinero. El último de esa estirpe, Paco Gómez cariñosamente conocido como ‘El Paloma’, después de un montón de millones de euros que ponía cada temporada, sin fallar una y sin fallar tampoco un solo mes en el pago a los futbolistas, escuchó el famoso ‘¡¡Paco vete ya¡¡’ y su mujer, mientras atravesaban el terreno de juego tras acabar aquel Cartagena-Caudal de promoción, iba diciéndole “Paco, aquí no volvemos más”. Y no volvieron. Hay testigos de aquello con nombre y apellidos. ¿Verdad Jesús?

Hablamos de Paco Gómez que sería muy especial para sus cosas pero, en la cercanía, era y debe de seguir siendo un tío campechano. Agradable, incluso simpático, aunque te costará pagarle un café. El tema de redes sociales, de ‘vender humo’, de salir con un fotógrafo de un periódico por la noche, previo aviso, y hacerse foto con los ‘sin techo’ para aparentar humildad, ni lo conocía ni le habría interesado. Él era, en aquel Efesé tan especial, mucho más puro. Más genuino. Más normal.

A Luis Carrión solo cabe desearle mucha suerte pero aún no sabe lo que vale un peine en el Efesé que sigue siendo ‘el Pupas’

En Cartagena hemos visto mucho fútbol, seguramente no todo el bueno que le habría gustado a la afición porque aquí somos peores que los del Atleti, que se hace llamar o se hacían llamar ‘El Pupas’ cuando el auténtico ‘Pupas’ de verdad ha sido y sigue siendo este Cartagena de nuestros pecados y, ahora, el de los negocios para unos pocos. Pero son muchos años. Seremos tantos pero no tontos.

Decimos esto porque ya han pasado dos entrenadores por el banquillo del Cartagonova y vamos por el tercero, un Luis Carrión al que sólo cabe desearle lo mejor de lo mejor. Pero aún no sabe dónde está. Ya lo sabrá. Se enterará de lo que vale un peine en el Cartagonova porque aquí, esa regla de que el ‘pato’ lo acaba pagando el director deportivo. El D. D., existe pero no da la cara. Una cosa es fichar en Segunda B y otra bien distinta es hacerlo en la Liga Smartbank.

calambre_peque-k4mB-U120548947152mLE-624x385@RC

En el club blanquinegro saltan chispas por su pésima situación deportiva

El director deportivo ha hecho un equipo en julio y agosto y lo ha desmontado en enero y lo peor de todo ha ‘matado’ el alma y la alegría del ascenso. Eso, en el vestuario esas cosas se notan. Y chirría. El caso es que, hace alguna que otra semana, vimos/escuchamos en diferido un audio de 7 TV Región de Murcia en la que la buena periodista Teresa García, querida por igual en Murcia y en su tierra cartagenera, entrevistaba al que ha hecho la plantilla, o sea a PB (Paco Belmonte) donde dijo bastantes cosas jugosas pero una sí que nos llamó la atención.

La autoproclamada por Belmonte Ortíz ‘mejor comisión técnica en la historia del club sigue fallando más que una escopeta de caña

Él sólo, Belmonte, se autoproclamó como la ‘mejor comisión técnica en la historia del club’. Por favor Paco, demostraste conocer bien poco quienes han pasado por ese puesto. Algunos, como Monchi por nombrar a los buenos de verdad, no le hemos oído decir eso en la vida, para la próxima vez, piensa mejor lo que vas a decir porque puedes hacer el ridículo como lo está haciendo esta plantilla que diseñó el director deportivo, o sease, la B&B. Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Pero claro, aquí no hay público, no hay pañuelos, no hay gritos de protesta contra nadie, ni contra el palco, ni contra el director deportivo ni contra el presidente que es cierto que ha hecho sus cosas buenas pero en fútbol no hay memoria. No hay nada. Que no haya público es una cosa y que el público sea tonto es otra. Y la gente ya sabe lo que hay porque el ‘chanchulleo’, como decimos por Cartagena, va de boca en boca. Y al final todo se sabe.

Si a estas alturas estamos como estamos, prácticamente colistas o casi y, encima, los 9000 abonados que más o menos hay, por los motivos que todos sabemos, pues la gente está que trina, que se sube por las paredes por el pésimo proyecto deportivo, por estar más pendiente del ‘bisness’ o de lo que dicen las redes sociales que de lo eminentemente futbolístico.

Ya veremos como acaba el negocio del ‘bisness’ del que nadie dice nada pero que se ha montado en una instalación municipal. El día que se pidan explicaciones más de uno va a tener que correr

También es casualidad que el ‘garito’ se ha montado en una instalación municipal que a saber lo que está costando y ya veremos como acaba esa historia cuando alguien de la Corporación Municipal que el fútbol le importe la leche, quiera tirar de la manta, se decida a pedir explicaciones a quien corresponda y más de uno va a tener que rendir cuentas. Mucho nos tememos que pueden saltar chispas. Qué sepamos el responsable del área deportiva municipal Diego Ortega ni sabe ni contesta. Todavía no lo hemos podido escuchar lo que piensa acerca de este negocio. Y todo, porque este D. D. que tiene ahora mismo el Efesé, se ha estrellado como pocos en planificar un equipo que chirría por todas partes y que, o cambia de la noche a la mañana, o vuelve como por arte de magia al mismo sitio que tanto trabajo ha costado salir. Las cañas se vuelven lanzas.

Ángel Quirantes, que estaba en aquel Efesé poco menos que por los bocadillos y los cuatro duros que le daba Paco Gómez por la gasolina, fue uno de los grandes responsables en planificar aquella banda de golfos, gordos, pésimos futbolistas, vividores y demás especímenes que nos llevaron de cabeza a la Segunda B con una trayectoria lo más parecida a la actual. Los números son fríos y nunca mienten.

Este Cartagena cada vez se parece más a aquel otro que acabó descendiendo, pero entonces había más humildad, algo que ha desaparecido ahora

Alguno tuvo que irse hasta Israel para esconderse y quitarse de en medio de toda la mierda (con perdón) que salía de aquellas tuberías.  Quirantes, al menos, fue humilde y honrado consigo mismo. Se equivocaría, sí, pero supo mantener su dignidad presentando su dimisión a las primeras de cambio. Pero claro, entendemos que ahora todo es distinto.

Es lo que hay y lo que creemos que hay que decir sin paños calientes. Ojalá se rectifique a tiempo y la próxima temporada sigamos disfrutando del fútbol profesional.