La salvación, esa obsesión

...