EN EL BANQUILLO Y SIN JUGAR UN MINUTO

Santi Jara, Quim Araujo y Elady ya no cuentan ni para los amistosos

Llamó la atención ver a Santi Jara, Quim Araujo y a Elady Zorrilla como suplentes, en el banquillo, y sin participar ni un solo minuto. Es evidente que ya no cuentan para el Cartagena

CT-Leganés2
Quim Araujo y Elady, juntos ante el Leganés. Contra el Tenerife, ni un minuto

Ni Santi Jara ni  Quim Araujo ni tampoco Elady participaron un solo minuto en el amistoso contra el Tenerife. Cierto que otros futbolistas albinegros también se quedaron sin jugar, como Quim Araujo o los escasos minutos que actuó Miguel Ángel Cordero. Pero los que dio la sensación de quedar más señalados fueron el almanseño y el jiennense, que definitivamente, han hecho todo lo que tenían que hacer en el Cartagena.

El técnico albinegro Borja Jiménez fue claro al final y explicó los motivos por los que no contó con ellos

Siempre nos quedará la frase lapidaria de que ‘el futbol es asi’ y no deja de ser cierto pero parece mentira que, aunque el Cartagena sólo sea un club profesional de fútbol y no una ONG, como dijo Belmonte hace poco, estos dos jugadores marcaban la diferencia en un reconstruido equipo tras la debacle del Cerro del Espino. Fue aquel un golpe maestro al ‘eterno rival’ que hizo mucho bien a los albinegros.

Ahora, ni un solo minuto. Santi Jara ya tiene la idea hecha de que tendrá que buscarse equipo aunque tiene un año más de contrato que tampoco piensa regalar y en el caso de Elady ya se escribe prácticamente a diario de una situación poco entendible para la inmensa mayoría de la afición que, salvo que haya ocurrido algo extraño y no se haya dicho, pocos son los que entienden como un futbolista de la clase que atesora Elady tiene que abandonar el equipo por la puerta falsa, cuando hace sólo un año habían verdaderas tortas por rifárselo y Belmonte se negó a toda costa.

CT-Leganés4

En el caso de Quim Araujo todo apunta a que terminará saliendo del equipo, pero tampoco se puede asegurar porque son decisiones de los técnicos. Pero Borja Jiménez, al final, fue claro, y no se escondió ante los periodistas que le preguntaron acerca de estas situaciones. Está todo dicho en sus manifestaciones, claras como el agua. Como debe ser.