AUNQUE SON OPTIMISTAS HAY PREOCUPACIÓN EN SUS DIRIGENTES POR LO MUCHO QUE HAY EN JUEGO

Sólo el ascenso a la Liga SmartBank evitará la ruina económica del Cartagena

La pandemia del coronavirus ha supuesto, además de una crisis sanitaria sin precedentes en los últimos cien años, un grave agujero económico en las cuentas de todas las empresas, organizaciones y asociaciones. Los equipos de fútbol han visto cómo su actividad principal se ha detenido abruptamente, por lo que sus ingresos caerán en gran medida. El FC Cartagena no es una excepción y es muy probable que sólo el ascenso de categoría evitará la ruina económica del club blanquinegro

Paco Belmonte, el dueño y presidente del Cartagena, es el primero que está convencido del ascenso a Segunda. El periodista le cuenta a todo el que se cruza y le pregunta que éste es el año del ascenso. Pero Belmonte sabe mejor que nadie lo mucho que hay en juego y que si el equipo albinegro no acabase ascendiendo los problemas económicos no iban a tardar en llegar.

De momento el Covid-19 ha sido capaz de generar en el club albinegro lo que no había pasado hasta ahora desde que Belmonte domina todo lo referente al Cartagena. Entre unas cosas y otras aún faltan por cobrar cerca de 200.000 euros entre la subvención municipal, algunas ayudas federativas y el concepto de formación de Owusu que ronda los 15.000 euros.

3

Si a esto le añadimos la taquilla perdida en el derbi no jugado ontra el Murcia y el hipotético partido final, de haber acabado la temporada como campeones, nos iríamos a más de medio millón de euros, que es el déficit que han calculado a final de temporada.

NO HABRÁ GRADAS LLENAS, DESPLAZAMIENTOS MASIVOS, BARES ABARROTADOS, AUMENTO DE INGRESOS EN PUBLICIDAD Y TELEVISIÓN…

Claro que todo eso tiene una fácil solución y no es otra que ganar la final del ascenso, subir a la Liga SmarktBank y llevarse de entrada siete u ocho millones de euros con los que se acabarían de un plumazo todos los problemas del Cartagena. El medio millón calculado como déficit serán migajas en comparación con el maná que le espera al club.

Belmonte es optimista. Muy optimista. Está firmemente convencido de que esta temporada ya toca el ascenso y asi lo pregona. Lo otro, seguir en Segunda B, sabe que será ruina total, desbandada general y demasiados problemas para torearlos de una vez.

La promoción de ascenso exprés ideada por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) para determinar qué equipos ascienden a LaLiga SmartBank y Segunda B dista de lo planeado inicialmente en un contexto normal. Las gradas llenas, los bares abarrotados, mayores ingresos por publicidad y televisión… Todo ello ha quedado reducido a nada.

Todo ello se convierte en un agujero económico que pondría en jaque a los equipos que participan en la promoción, puesto que permanecer en la categoría tras el duro varapalo financiero provocado por el coronavirus podría suponer graves problemas