domingo. 25.09.2022
TEVENET Y SUS JUGADORES PREFIEREN CENTRARSE YA EN LA VISITA DEL CÁDIZ

Tras la tempestad llega el fútbol

Dentro del club blanquinegro todos están convencidos de que, tras la tempestad que supuso declarar la visita del Cádiz como ‘jornada económica’, ahora tiene que seguirle el fútbol. Ni Paco López, presidente, ni Cristina Bustillo, consejera, eran partidarios de esta jornada económica que han tenido que aceptar a la fuerza.  Mandan...
Dentro del club blanquinegro todos están convencidos de que, tras la tempestad que supuso declarar la visita del Cádiz como ‘jornada económica’, ahora tiene que seguirle el fútbol. Ni Paco López, presidente, ni Cristina Bustillo, consejera, eran partidarios de esta jornada económica que han tenido que aceptar a la fuerza. 

Mandan las circunstancias, el poder de unos empresarios amparados en ese anonimato que sólo el presidente albinegro y Bustillo conocen y que han tenido que digerir como han podido, a la espera de que el marcador sea favorable, que el Cartagena de el paso al frente necesario y que las aguas se tranquilicen en el momento que futbolistas y empleados cobren.

Porque las últimas horas que se han vivido en el club han sido de órdago. Esta vez no hubo ‘amagos’ de dimisión por parte de Paco López que, sin embargo, si dejó clara su postura del ‘no’ rotundo a la jornada económica. Pero dónde hay patrón…así que la mejor postura a adoptar es la serenidad por una parte y la confianza por otro de que Sporto Gol haga frente a sus compromisos.

Queda pendiente una reunión con Javier Martínez, el abogado valenciano que representa al grupo inversor y que, a veces, evidencia su desconocimiento en el mundo del fútbol. Una reunión que deberá producirse la próxima semana en Valencia, libre de las tensiones de los últimos días. 
En cuanto al primer día de venta de entradas han sido apenas unas cuantas las que se han vendido. Es evidente que se tratará del partido más importante de la temporada por todo lo que habrá en juego. 

Por eso el sueño sería que se vendieran 2.000 entradas de  aficionados libres aparte de los 5.000 abonados. Vender 7.000 entradas sería lo normal para un partido de estas características. Pero como eso no va a ocurrir desde el club piden que las aguas vuelvan a su cauce y que no se deje para el final la venta de localidades

En suma, que la polémica desatada por la inesperada jornada económica ya no da más de sí en lo institucional y ahora sólo cabe centrarse en lo meramente deportivo

Tras la tempestad llega el fútbol
Comentarios