jueves. 01.12.2022
UNA INTRAHISTORIA QUE CONTAR

La verdadera historia que se cuece en el FCC

MANUEL ÁNGEL El uruguayo Julio César Ribas y el FC Cartagena caminarán juntos hasta junio de 2018 "como mínimo” según dijo a este diario el presidente cartagenerista Javier Marco, quien no tiene la más mínima duda de que la situación actual "se arreglará muy pronto”. Ribas y el Cartagena tienen un...
MANUEL ÁNGEL

El uruguayo Julio César Ribas y el FC Cartagena caminarán juntos hasta junio de 2018 "como mínimo” según dijo a este diario el presidente cartagenerista Javier Marco, quien no tiene la más mínima duda de que la situación actual "se arreglará muy pronto”. Ribas y el Cartagena tienen un largo camino por delante a pesar de las protestas de muchos aficionados y del pésimo arranque en la Liga. Y hay mucho más.

"Ribas no viene aún, pero vendrá” asegura el dirigente cartagenerista quien se muestra tranquilo ante las críticas que recibe todos los días. "Lo único que hemos pedido es un poco de paciencia y de tranquilidad. Como abogado y profesional en la matería sé cual es la situación y lo vamos a arreglar, estamos en ello. Pero con Julio Ribas, de eso no tenemos duda.

El uruguayo, convertido en la comidilla principal de los aficionados por su ausencia del club, va ya para dos semanas y tres partidos con el de Cáceres, está al tanto de todo lo que ocurre en el Cartagonova porque tiene un contacto directo con sus colaboradores más directos y con el propio Javier Marco. Todos tienen asumido que Ribas es el jefe, el que manda.
 
Aunque esté por medio el Océano Atlántico Ribas sabe todo lo que se cuece en el Cartagena y tiene decidido que una de las primeras cosas que hará nada más regrese será ofrecer una rueda de prensa "para dejar las cosas en su sitio, aclarar la situación de una vez por todas y empezar a trabajar con tranquilidad” dice una fuente autorizada del club blanquinegro.

Lo que se pretende es poner freno a las intenciones del CENAFE (Centro Nacional Formación de Entrenadores) que pretende denunciar a Ribas, a Simón y al Cartagena. Ya ha puesto el punto de mira en las oficinas del Cartagonova y aunque federativamente no tienen ningún peso específico el efecto mediático está haciendo su papel. En esa comparecencia, cuando se produzca, lo normal es que Ribas de un paso atrás a pesar de su vinculación con el club hasta 2018.

¿Y por qué ese largo acuerdo? Es muy sencillo. Ribas es una de las piezas claves en el engranaje de este Cartagena que fabricó Sporto Gol Man 2020 con la inestimable colaboración de Florentino Manzano, quien oficialmente "no existe” pero es una pieza clave en este organigrama opaco junto a Daniel Golpe, el uruguayo que va a viene desde su domicilio actual en Valencia hasta Cartagena tanto por motivos profesionales como personales.
 
Pero por encima está la empresa monegasca con la que Golpe tiene una estrecha relación y a través de la que llega una buena parte del dinero que se le inyecta al Cartagena y así lo explicó el uruguayo a este diario en un encuentro personal que ocurrió este verano pasado en una cafetería de la calle Jiménez de la Espada en dónde el propio Golpe aportaría datos por escrito en su table personal. De ahí que, a la hora de liquidar la deuda pendiente con bastantes futbolistas no hubo mayores problemas y así sigue ocurriendo a la hora de pagar el sueldo de los jugadores actuales. Ribas maneja y controla esta situación.

Esa es la situación actual mientras Ribas se devana por conseguir ese contrato laboral que le permitirá residir en España sin ninguna traba legal por ser extranjero. Si Ribas fuese comunitario otro gallo cantaría. Pero de esta manera tendrá que sortear varios conductos legales para poder sentarse en el banquillo bien como entrenador o como delegado. Y eso dando gracias a que la Federación de Fútbol de Murcia está siendo bastante discreta con su situación, como el propio José Miguel Monje Carrillo, presidente de la Murciana, ha reconocido a este diario en presencia de varias personas y durante una conversación informal.

A Ribas le quedan días en Uruguay y así lo reconoce el propio Javier Marco. Pero pase lo que pase ahí va a estar. Es una pieza clave en este engranaje y le quedan muchos años en el Cartagena. A Dios rogando y con el mazo dando. 

Pues eso, hay Ribas para rato. Hasta 2018 como mínimo.

La verdadera historia que se cuece en el FCC
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios