martes. 05.03.2024
UNA SALIDA QUE ESTABA CANTADA

Víctor Fernández o la historia de dos llegadas triunfales y dos salidas en falso

Nadie pone en duda que Víctor ha sido uno de los mejores futbolistas que ha tenido el Cartagena a lo largo de su historia, la reciente y la más antigua también. Llegó en plena efervescencia del ascenso y su fichaje acabaría siendo espectacular con dos temporadas buenísimas, especialmente la primera, imborrable para muchos. Su salida,...

Nadie pone en duda que Víctor ha sido uno de los mejores futbolistas que ha tenido el Cartagena a lo largo de su historia, la reciente y la más antigua también. Llegó en plena efervescencia del ascenso y su fichaje acabaría siendo espectacular con dos temporadas buenísimas, especialmente la primera, imborrable para muchos.

Su salida, empero, resultó especialmente dura. Casi traumática. Nadie, excepción hecha del entonces recién nombrado director deportivo Ángel Quirantes y del entonces jefe Paco Gómez pretendían la salida en falso de aquel Víctor que acabaría fichado por el propio Paco Belmonte para el Leganés, entonces en Segunda B. Fue como darle en la frente a los que decidieron su salida del club blanquinegro.

Desde entonces, en julio de 2012, tanto Víctor por su parte como el Cartagena y su afición por otro, tuvo aquella espina clavada, cuyo pico pareció desaparecer el día que se anunciaba por Belmonte y Deseado Flores su fichaje como entrenador de un equipo renovado en futbolistas y en ilusión. Era tanto como la vuelta del hijo pródigo. Hubo muchos aficionados que se habían dado de baja como abonado el día que salió Víctor de Cartagena y que volvieron a darse de alta porque Víctor estaba de nuevo en casa. Según se dijo desde el club entonces Víctor Fernández trajo consigo a cientos de nuevas altas y esa fue la tónica durante todo el verano. La ilusión había vuelto con VF.

Pero el inicio de la Liga no fue bueno. Nada bueno. Dos derrotas seguidas y un empate enfriaron las ilusiones. El Cartagena arrancó mal y no sólo eso sino que le costó mucho engrasar las bielas. De hecho, su única racha buena fueron aquellos siete partidos invictos rotos en Nueva Condomina y que, paradojas del fútbol, han terminado siendo el final de este joven entrenador que ha terminado pagando su inexperiencia.

Víctor parecía intocable y de hecho lo era para Belmonte pero los resultados, los buenos y sobre todo los malos, arramblan con todo. Ése ha sido el caso. Tres puntos de veintiuno posible era mucha tela para aguantar en un equipo llamado a otras historias muy distintas que las de tener que luchar por la permanencia.

Algunos ya avisaron que Víctor no era dios pese a sus dos años de contrato. Y así ha sido. Ha vuelto a repetir una salida nefasta, traumática. Resultados mandan. El Víctor entrenador queda muy lejos de dejar el buen recuerdo que dejara aquel Víctor futbolista, que será lo que perdure en la memoria colectiva de la afición blanquinegra.

Víctor Fernández o la historia de dos llegadas triunfales y dos salidas en falso
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios