LA VICTORIA ALBINEGRA EN LA ROSALEDA RELAJA LAS CRÍTICAS Y REAFIRMA EL TRABAJO DE BORJA JIMÉNEZ

Vuelve la calma al entorno del Efesé

Sin título-1

Al final del partido de Málaga los futbolistas del Cartagena, como una piña, celebraron el triunfo en el campo de sus éxitos/Foto ANDY CÉSPEDES/FCC

Las victorias siempre tienen efectos balsámicos. Siempre. Es una terapia que no falla. Y al FC Cartagena, y a su entorno sobre todo, le ha vuelto a ocurrir. Después de seis pésimas jornadas, a cuál de ellas peor, los albinegros volvieron a ganar un partido con lo que las críticas de los aficionados se suavizan en su mayoría, aunque todavía hay quien piensa que Borja Jiménez es el ‘culpable’ de la ‘mala’ clasificación del equipo que, recordemos, se mantiene a cinco puntos de los puestos de descenso y sigue cumpliendo la primera exigencia que no es otra que la permanencia en la categoría.

En el fútbol, si hay algo que manda de verdad esos son los resultados. Y en el Cartagena también. Es inevitable. Por mucho que Belmonte y Breis quieran esquivar esta cuestión, siempre puede más. Y eso era lo que estaba ocurriendo en el Cartagena, que se debatían entre las dudas de cesar a Borja Jiménez o de seguir confiando en él ocurriera lo que ocurriera en La Rosaleda.

EogV1H8WMAIv7N7

EogBMe5XEAMbf86

Los cartageneristas celebrando el gol de Gallar que significaba el empate provisional en Málaga

Breis, que fue el único en hablar públicamente antes de viajar a Málaga, ya dijo que sí pero no, que ni blanco ni negro sino todo lo contrario. Y que se ganaría en Málaga. Acertó de pleno. Con ello mandó un mensaje de confianza a la plantilla, que han sabido aprovechar para recuperar la tranquilidad de seguir lejos de los puestos de descenso, que al final es el primer y principal objetivo de esta temporada, la permanencia.

CONTRA CUATRO DE LOS DE ABAJO

Con la primera vuelta a punto de concluir, al Cartagena le esperan cuatro de los seis equipos que tiene por debajo en la clasificación, el Sabadell –inmediato en casa- viaje a Madrid para jugar contra el Alcorcón de Anquela, de nuevo en casa para recibir al peor Real Zaragoza de los últimos años y para acabar la primera ronda de la Liga Smartbank viaje hasta el Heliodoro Rodríguez López en donde le espera un CD Tenerife que Juan Carlos Cordero tenía organizado para mucho más pero que está siendo bastante menos de lo que cabía esperar tras lo fichado.

Los blanquinegros tienen la posibilidad de acabar la primera vuelta bastante bien, pero deben de ganar a cuatro de los seis equipos que lleva por debajo

Vista así las cosas el Cartagena puede aspirar a terminar la primera vuelta con 27 puntos, una cifra ideal para mantener el promedio de lo que va a necesitar el equipo blanquinegro, 53 o, si pudiera ser, mejor 54 puntos para sufrir lo menos posible.

Claro que para eso hay que ganar estos cuatro primeros partidos, algo bastante difícil si tenemos en cuenta que tan sólo tres equipos, Logroñés (6 victorias consecutivas), Almería (5) y Sporting (4) han sido los únicos equipos que han logrado esa hazaña. Porque ya lo es ganar tres jornadas consecutivamente, mucho más cuatro, cinco y no digamos ya seis victorias consecutivas que es lo que ha sacado al Logroñés del pozo en donde estaba.

BORJA SE PREOCUPA POR EL TONO DE LAS CRÍTICAS

El Cartagena, como suele decirse en estos casos, tiene que ir partido a partido para afianzarse en esa tranquilidad que ha vuelto al entorno del cartagenerismo aunque Borja se quedaba en Málaga no ya de las criticas sino que algunas de ellas han llegado incluso a asustarle.

Tras el partido de Málaga llegó a confesar que algunas de las críticas recibidas se habían pasado de la raya y que le llegaron a asustar

No sabemos nada más, pero en realidad tiene que haber sido algo grave para que el entrenador cartagenerista haya hecho saltar la voz de alarma. Lo mejor que podía ocurrir es que vuelva la calma y que el Efesé regrese al camino de las victorias para ir dando pasos hacia la permanencia. Que ése es el objetivo.

Borja carrasquillaBorja Jiménez dando instrucciones a Carrasquilla en el partido de Córdoba la pasada temporada