TRAS SER DESCENDIDO DE LIGA NACIONAL POR UNA SUPUESTA ALINEACIÓN INDEBIDA

El Cartagena juvenil, pendiente de una reclamación para recuperar la categoría perdida en los despachos

Lo que acaba de ocurrir en el Cartagena FC juvenil de Liga Nacional parece increíble. El equipo acaba de ser descendido en los despachos después de una reclamación del Muleño –su rival en la clasificación- por una supuesta alineación indebida de los blanquinegros ante el Ranero. Leo Gómez, su director deportivo, está tranquilo y confiado en recuperarla de nuevo una vez elabore el recurso. En dos semanas habrá respuesta en firme de la Española

Plantilla del equipo esta temporada/Foto: Cartagena Efesé.
Plantilla del equipo esta temporada/Foto: Cartagena Efesé.  

Todo ocurrió durante el transcurso de le penúltima jornada, partido de Liga nacional en el Polígono Cabezo Beaza entre el Cartagena y el Ranero. Al final, con triunfo 5-4 de los albinegros en un choque que era crucial para mantenerse con esos tres puntos que acabarían perdiendo después en los despachos.

La clave estuvo en las dos expulsiones y en la reacción del árbitro de ese partido. La primera expulsión llegaría en el minuto 60, con ficha de 1ª juvenil. Sabido es que resulta obligatorio en esta categoría que, de los 11 futbolistas de campo al menos 7 tengan licencia en la Liga Nacional, con lo que pese a la expulsión, esas condiciones se daban todavía.

La mala redacción de las dos expulsiones blanquinegras en el acta, la clave para la reclamación del Muleño y que le hayan quitado los tres puntos y el consiguiente descenso del Efesé juvenil.

El problema llegaría dos minutos más tarde, cuando en el 62, expulsa a otro jugador del Cartagena, pero este ya con licencia en nacional con lo que, en la práctica se quedaban con 6 futbolistas con licencia del nacional y de las inferiores. Hasta la primera expulsión el Cartagena ganaba 4-1 lo que abrió las puertas al 4-4 parcial y casi al final, el 5-4 definitivo con la consecución de los 3 puntos que teóricamente le otorgaban la permanencia.

De momento están descendidos pero su director Leo Gómez confía plenamente en que la Española le de la razón en un plazo de dos semanas

 

El segundo problema llegaría más tarde, cuando el árbitro redacta mal como fueron las expulsiones en el acta ya que explica que ocurrieron ambas en el minuto 62, cuando eso no es exacto ya que los cambios se habían efectuado antes y los blanquinegros no tenían posibilidad de modificar las licencias que tenía en juego.

Como el Muleño es el tercer equipo implicado su reclamación la basa en lo que pone el acta, dónde supuestamente el Cartagena ha infligido el reglamento. La clave está en que las expulsiones no fueron en el mismo minuto y ahí se va a aferrar Leo Gómez, que ya ha hecho una primera reclamación a la Federación Murciana pero esta lo ha enviado hasta la Federación Española en dónde sí han modificado el articulo 223, que es el detonante de todo este embrollo.

De hecho existe un precedente y en el Polígono hay tranquilidad y confianza en que no van a perder la categoría.