Dos casos similares con problemas de corazón, que conmovieron a la España futbolística en febrero y junio

Lo que ha ocurrido con Willy y con Rafa ha sido casi una repetición en apenas cuatro meses de diferencia. El primero, en edad juvenil, caía desplomado en un Torre Pacheco-Mazarrón en el mes de febrero y a Rafa le ocurriría ago muy parecido solo cuatro meses después, en un decisivo Algar-Minerva oara ascender a Tercera. Hoy coinciden ambos en anunciar que, por distintos cauces, seguirán ligado al mundo del fútbol

20160710_185010-1_resizedFueron dos historias muy parecidas que conmovieron a la España futbolísticas en apenas cuatro meses de margen. Exactamente entre el sábado 13 de febrero y el domingo 19 de junio. En aquellas dos fechas dos chavales de Cartagena vieron como sus vidas se ponían en peligro por sendos problemas en sus corazones.

Willy fue el primero, un 13 de febrero de este año 2016. Y se salvó gracias a la intervención del médico Leo Franco, que trabaja en el hospital de Santa Lucía y es padre de un futbolista que milita en el EF Torre Pacheco, salvaría la vida a Willy quien sufrió hasta cinco paradas cardiorrespiratorias en el encuentro de Primera Juvenil que enfrentaba en el polideportivo municipal al conjunto local y al Mazarrón.

Cuando corría el minuto 20 del encuentro y un jugador local se disponía a sacar un balón de banda, Alberto Williams Toms Marín, un futbolista que reside en la Urbanización Mediterráneo de Cartagena al que se conoce como Willy, cayó desvanecido en el suelo, provocando la alarma en el campo y las gradas. El encuentro se interrumpió de inmediato y desde la grada del Municipal de Torre Pacheco saltó rápidamente el padre de otro futbolista del equipo que estaba viendo el encuentro. Leo Franco, especialista en Urología, realizó rápidamente a Willy las maniobras de reanimación con la ayuda también de otro médico que se encontraba en las gradas y de otras dos mujeres, enfermeras de profesión. Durante esos instantes se vivieron momentos de máxima tensión, con varios de los futbolistas de ambos equipos llorando al temer por la vida de su compañero.

Pasados unos quince minutos llegó al polideportivo municipal de Torre Pacheco la ambulancia del 112, que trasladó al joven de 18 años de edad al hospital de la Arrixaca en coma inducido. Ya en la ciudad hospitalaria de Murcia, los médicos reanimaron al joven futbolista, quien quedó en observación la pasada noche, aunque ya consciente y tras haber pasado el peligro.

RAFA, UNA HISTORIA PARECIDA

La historia de Rafa, lateral derecho del CD Algar, tuvo bastante paralalismo con la de Willy. Se jugaba el domingo 19 de junio por la tarde el minuto 31 en el campo 'Sánchez Luengo' el partido con la Minerva de Alumbres como visitante para el ascenso a Tercera, cayó desplomado por un fulminante problema cardíaco.

El balón se movía en otra zona del campo en ese momento sin mediar accidente deportivo que afectase al futbolista,cuando éste se desplomó y los compañeros del propio equipo y del visitante alertaron de la gravedad del hecho. El encuentro se detuvo y se encendieron las alarmas.

Sobre el mismo campo del Sánchez Luengo un médico (Francisco Belda, que no es la primera vez que interviene en un hecho similar) y que presenciaba el encuentro intervino en primera instancia para auxiliar a Rafa, que recibió varios masajes cardíacos.

Minutos después se utilizaba un aparato desfibrilador  radicado en el propio campo de fútbol algareño que ayudó sobremanera a la recuperación del jugador, aunque momentos antes la angustia se apoderó de los cerca de 500 espectadores que estaban en el recinto algareño.

A partir de ahí el resto de la historia aya es conocida, Rafa se recuperó y ayer mismo, jueves 28 de julio, abandonaba por fín el hospital de Santa Lucía después de una larga, larguísima estancia de casi mes y medio.

Ahora, todo es historia y ambos podrán encontrarse de nuevo en un terreno de juego pero desarrollando otras funciones. El fútbol activo se acabó para ellos pero se abre otra etapa no menos bonita.