POR EL INACABADO PROYECTO DEL MINIESTADIO DE LA URBA

Jugadores, padres y directivos del CD Mediterráneo, en ‘pie de guerra’ contra el Ayuntamiento

Los padres, jugadores, aficionados y directivos del Club Deportivo Mediterráneo han dicho basta. "Ya está bien. Estamos hartos, cansados, hastiados y cansados de tantas promesas sin cumplir y tantas mentiras. Vamos a empezar a tomar medidas desde ya mismo". Son palabras de uno de los casi setecientos padres y madres de niños y niñas que están jugando en el club cartagenero y en cuyo campo de fútbol han colocado unas pancartas más que clarificadoras.

Unas gradas, las del Miniestadio de lña Urbanización Mediterráneo, que cinco años después no se pueden utilizar. Foto SCT
Unas gradas, las del Miniestadio de lña Urbanización Mediterráneo, que cinco años después no se pueden utilizar. Foto SCT  

Son palabras de uno de los casi setecientos padres y madres de niños y niñas que están jugando en el club cartagenero y en cuyo campo de fútbol han colocado unas pancartas más que clarificadoras.

La historia viene de largo. Y es que lo que sucede en el campo de fútbol de la Urbanización Mediterráneo es digno de una película de humor. O de terror, pero humor o terror del malo.

Hace cinco años se construye el recinto deportivo que iba a ser la envidia de la ciudad, pero por falta de dinero sólo se hacen el terreno de juego y las gradas; aunque eso sí, las gradas se construyen sin escaleras para poder subir!!

IMG_2575

Las pancartas colocadas en el recinto son muy claras. Foto: SPORTCARTAGENA

Los vestuarios, la oficina del club y el almacén de material se instalan en contenedores en la calle!!, en plena vía pública por no haber terminado la instalación como prometieron los políticos y los responsables de la empresa constructora, MGM.

EL CACHONDEO DE LAS GRADAS

Después de que en septiembre de 2016, el entonces alcalde de la ciudad, José López, se comprometiera públicamente en un acto ante todos los vecinos de que se harían las escaleras para subir a las gradas, resulta que éstas aún no se pueden utilizar pese a que hay escaleras.

Se terminaron de colocar en febrero de 2017; un mes después se tuvieron que cambiar las mallas de las barandillas hasta que meses más tarde y pese a que las vallas pasaron satisfactoriamente la prueba de carga de avalancha obligatoria, nadie puede subir a las gradas porque "el funcionario que tiene que firmar en papel definitivo tiene mucho trabajo". Esta es la vergonzosa y lamentable respuesta de los dirigentes políticos de la ciudad cuando se les pregunta por el tema.

DSC_0049

El público tiene que seguir el partido a pie de campo, como puede. Foto. SPORTCARTAGENA

Otra más, y que sea la última. O eso esperan en la familia del CD Mediterráneo que ya han hecho públicas sus reivindicaciones con pancartas en los exteriores del campo de fútbol. Pero esto, según hemos podido saber, no va a quedar ahí. Al parecer, si no existen respuestas por parte de los responsables políticos, esto no ha hecho más que empezar. Las pancartas son el primer paso pero, nos cuentan, vienen muchos más.