LOS DETALLES DE UN EMPATE INDIGESTO

Del gesto de auténtico fair play de Solano al enfado descomunal de Duda en la grada

El internacional Solano, del Jimbee Cartagena, tuvo un gesto de los que no hay más remedio que quitarse el sombrero. En el minuto 14 y con la portería completamente vacía, perdonaría el que habría sido cuarto gol cartagenero porque Javi Alonso, del Zaragoza, se encontraba lesionado en el suelo. Optó por echar el balón fuera. Por su parte Duda no ocultaría su monumental enfado en la grada zaragozana, cumpliendo su segundo partido de sanción.

Solano tuvo un gesto de los que hace grande a los que lo hacen. Así de claro. No se ve todos los días detallazos como el suyo
Solano tuvo un gesto de los que hace grande a los que lo hacen. Así de claro. No se ve todos los días detallazos como el suyo  

Francisco Javier Solano León demostró su grandeza en este deporte con un gesto de verdadero fair play, de los que hacen grande a los que lo hacen y así hay que reconocérselo al internacional que juega en el Jimbee.

Resulta que el cordobés Solano, con toda la portería vacía para él, prefirió echar el balón fuera con su pierna izquierda porque un jugador del Zaragoza, Javi Alonso, se encontraba caído sobre la pista. Un bello gesto que fue muy aplaudido por los aficionados que se encontraban en la pista del Pabellón Siglo XXI.

A la postre esa jugada, de haber acabado en gol, podría haber supuesto la ventaja definitiva para que el Jimbee hubiese ganado el encuentro (o no) pero la verdad es que Solano no se lo pensó y mandó el balón fuera. Todo un gesto que merece un buen aplauso.

EL ENFADO MONUMENTAL DE DUDA EN LA GRADA

La otra cara de la moneda, y nunca mejor dicho, la puso el hispano brasileño Duda. Después de un primer tiempo en el que se le vio bastante tranquilo –al descanso el equipo cartagenero ganaba por un rotundo 0-4- se pudo apreciar como su gesto se le iba transformando a medida que pasaban los minutos en la segunda parte y su equipo empezaba a encajar goles sin reaccionar en absoluto. Solo el gol de Juampi, que ponía el parcial de 3-5, parecía acabar con el suplicio.

Pero nada mas lejos de la realidad porque aún llegaría el cuarto y el quinto tanto zaragozano que acabó sacando a Duda de sus casillas en la grada, con gesto y cara de pocos amigos. Y no era para menos.