La maldición del minuto 1

...