Nico... ¡qué bonico!

...