Cámaras deportivas, tu mejor opción para conseguir grabaciones de calidad de tus aventura sal aire libre

En una sociedad en la que queremos dejar constancia visual de todo e incluso ir más allá, compartir nuestras  imágenes y vídeos en redes sociales o plataformas de contenido audiovisual, contar con herramientas de calidad es imprescindible para lograr tal objetivo.
Imagen

En el mundo audiovisual, tanto en fotografía como en vídeo, la aparición de los drones ha tomado mucha importancia los últimos años, hasta el punto de que grandes series de ficción o proyectos de cine han tenido que tomar medidas de previsión para evitar la filtración de imágenes. Incluso en el apartado de seguridad ciudadana es frecuente que cada cierto tiempo se produzcan sucesos en aeropuertos por la presencia de drones en espacios peligrosos para la ciudadanía.

Si trasladamos esta pasión por la filmación de imágenes al mundo de la aventura y el deporte, las cámaras deportivas se consolidan como el mejor formato para grabar imágenes en movimiento o tomar fotografías, tanto por su calidad como por su durabilidad y resistencia. Vamos más allá con esta idea identificando cuáles son los puntos fuertes de las cámaras deportivas.

¿Qué diferencia las cámaras deportivas frente a otros formatos?

Un aspecto importante es que estos dispositivos tienen un tamaño y una forma perfectos para colocar en el casco de la bici, sobre la moto, en el manillar, en la tabla de surf o pádel surf, incluso en el pecho o en el brazo. Este elemento es ya diferencial frente a otras cámaras.

Se trata de aparatos que cuentan con distintos tipos de sujeción con los que obtener un ángulo único durante la grabación. Se utilizan normalmente para actividades de mucha intensidad, con mucho ritmo y adrenalina, están sujetas a mucho movimiento y han de ser resistentes al agua. Justo esa característica, la resistencia, es lo que más las aleja de otras cámaras. Estas de carácter deportivo soportan muy bien los golpes.

En algunos casos, su impermeabilidad se eleva hasta los 40 metros bajo el agua, pero lo más habitual es que puedan ser sumergidas por 10 metros y sigan siendo funcionales. Desde un punto de vista técnico, la elección de estas cámaras va más allá que la simple resistencia o la capacidad de sujeción. Con ellas es posible realizar vídeos y fotografías de elevada calidad y nitidez en los que se filman imágenes en movimiento.

La adquisición de una cámara deportiva es una decisión que compete tanto a deportistas profesionales que quieren conocer detalles sobre su rendimiento deportivo o su trazada en distintos ejercicios; pero también para el público en general, porque es una forma de obtener recuerdos diferentes de actividades de aventura en plena naturaleza, y por supuesto para los creadores de contenido como streamers, youtubers, aventureros, exploradores.

¿Qué aspectos debemos tener en cuenta para comprar una cámara deportiva?

Esta guía elaborada por expertos nos muestra algunos de los modelos más interesantes del mercado, aludiendo a aspectos relevantes como la calidad de vídeo e imagen, la estabilidad de la imagen, la resistencia del armazón, el tipo de pantalla y la relación calidad – precio.

Un primer aspecto a tener en cuenta ya reseñado es la resistencia al agua. Por suerte, la mayoría de las cámaras deportivas cumplen con este requisito. A la impermeabilidad se suma la estabilización de imagen digital, pues no hay que olvidar que son dispositivos pensados para grabar o tomar imágenes en acción.

Con respecto a la resolución, lo recomendable si comenzamos a hablar de cámaras de calidad es que sea capaz de grabar vídeos en resolución 4K. No obstante, en el mercado ya podemos encontrar alguna cámara capaz de grabar en 5K, cosa que pronto será un estándar.

La autonomía es otro de los puntos a tener en cuenta. Para que una cámara deportiva pueda grabar imágenes durante al menos hora y media, su batería debe ser de al menos 1.110 ó 1.400 mAh. En cualquier caso, la autonomía depende también de factores asociados como la resolución o el uso de WiFi. Por suerte, muchos modelos incluyen la posibilidad de incluir baterías intercambiables.

A su vez, hay que valorar igualmente el nivel de apertura de la lente, para que no saque vídeos y fotos muy cortas. Los accesorios de la cámara son imprescindibles y van a permitir que su uso sea posible en diferentes situaciones. Entre ellos se incluyen carcasa para el agua, plataformas para la bici, trípode, sujeción para cascos o tablas, etc.

En caso de que no te alcance el presupuesto para una de las mejores cámaras deportivas, los amigos de Filma tu Aventura también han elaborado este ranking de las mejores cámaras deportivas baratas con Alternativas más económicas.

Como vemos, una cámara de este tipo es un accesorio imprescindible para conseguir recuerdos de las aventuras y experiencias en plena naturaleza. Su adquisición, por tanto, no es un gasto, sino una inversión en disfrute y recuerdos.