El deporte como medio para retomar la vida social en la pandemia

La luz al final del túnel pandémico comienza a vislumbrarse, el deseo del retorno a la nueva normalidad puede hacer caer a las personas en un desmadre sin control o, en el caso opuesto, que crezca el miedo a volver a relacionarse de forma habitual. Cada persona necesitará su propio proceso y ritmo de adaptación, lo que parece que está bastante claro es que la práctica de algún tipo de deporte va a resultar de gran ayuda

imagen

La vuelta a la normalidad puede no ser tan sencilla como cabría esperar. Demasiado tiempo sin salir de las paredes de la vivienda, sin ver siquiera a los familiares más queridos, tiene una lógica repercusión psicológica. Para readaptarse al mundo se va a necesitar paciencia, respeto y una serie de claves, entre ellas la práctica de deportes, para que esta nueva situación no se convierta en un problema o un reto demasiado difícil de superar.

En cualquier caso, siempre es bueno recibir consejos. En este sentido, se puede acceder a más información aquí, tras este enlace, que redirige a un artículo verdaderamente interesante. En este texto se cinco claves que pueden ser fundamentales para volver a retomar con naturalidad, sin estrés ni agobios, la vida social de siempre.

Por nuestra parte, en este artículo se va profundizar en el deporte como fórmula para llevar a cabo esa adaptación, actividad que se presenta como de gran utilidad para superar y dejar atrás la terrible pandemia y sus efectos psicológicos.

Deportes para la salud mental

La pandemia ha dejado duras secuelas en buena parte de la población. Se ha detectado un aumento notable en la ansiedad, la depresión y el estrés postraumático. Ha crecido de forma alarmante, según numerosos estudios publicados, los síntomas depresivos derivados del encierro. Los factores de riesgo se localizan en las mujeres, menores de 40 años, los estudiantes…, pero también en aquellos otros con un nivel educativo bajo, aunque basta con vivir en la ciudad, que se hayan pasado largos periodos en soledad, que se tenga mala salud física o psíquica, estar en paro o tener miedo a perder el trabajo…

Para todas estas personas consideradas de riesgo, el deporte es el mejor aliado para no caer en las garras de los síntomas psicológicos mencionados. Por otra parte, se considera la práctica deportiva post covid como una herramienta de gran valor para contribuir en la mejora de los hábitos de vida saludables de las comunidades, así como para la dinamización de las ciudades.

Deportes recomendados

Se recomienda iniciarse en la práctica de deportes que no requieran un excesivo gasto energético, que su práctica no necesite de una forma física notable… comenzar poco a poco. El inicio de la actividad deportiva, sea la que sea, debe llevarse con calma, ya que, como norma general, no se estará en buena forma por el largo periodo de inactividad.

Los deportes más recomendables son caminar, natación, montar en bicicleta o el pádel. En relación a este último, se trata de un ejercicio que cumple con todos los requisitos para ser uno de los que mejores resultados ofrezca. Algunas de las claves para iniciarse en el padel, y entender por qué este deporte, que ha crecido en España muchísimo en los últimos años, se considera ideal para la etapa post covid son, por ejemplo, que es un deporte completamente seguro ya que respeta las distancias de seguridad o que es apto para cualquier edad, que no es necesario tener una excelente forma física. Pero no solo eso, otra de las clavies es que se puede llevar a cabo en pareja, es decir, que es una excelente fórmula para comenzar a relacionarse en sociedad.

El deporte como estrategia global para la recuperación

En la reciente 2ª Conferencia Iberoamericana de Deporte en Tiempos de Covid-19, en la que se reunieron de manera virtual 20 ministros y altas autoridades del deporte de Iberoamérica, se estableció la necesidad de repensar en la reconstrucción social y económica de los países implicados. El deporte deberá formar parte activa de las discusiones nacionales e internacionales para la recuperación post crisis. Una actividad que será decisiva para mejorar también la calidad de vida de las personas en referencia a su actividad psicológica.

El periodo de confinamiento obligado ha puesto de relevancia la tremenda importancia del bienestar emocional, psicológico y físico de los componentes de una sociedad sana. En este sentido, se pretende poner el foco en los próximos meses en el valor social, político y económico de los deportes y las actividades físicas en general.

Es el momento de que las autoridades se den por aludidas y entiendan el papel protagonista que ocupa el deporte en la salud de las comunidades.Debe otorgarse un reconocimiento que en estos momentos no tiene, ni en las políticas públicas locales, nacionales ni internacionales. Se debe insistir, por tanto, en una mayor inversión en el deporte y en facilitar infraestructuras que permitan el libre ejercicio físico de los ciudadanos. Si se consigue este primer objetivo, la salud mental de la población permitirá un mayor desarrollo social en todos los sentidos.