¿Qué debemos tener en cuenta antes de contratar ADSL?

Aunque parezca mentira, en pleno 2021 aún quedan muchos lugares en los que no hay cobertura de fibra. Esto sucede en pueblos pequeños, pero también hay calles de ciudades a las que la fibra no llega por muchos motivos, como desacuerdos entre vecinos que impiden que los cables pasen por sus fachadas.
router

En este caso no queda más remedio que buscar ofertas adsl y movil, así que vamos a ver unos consejos que debemos tener presentes antes de contratar una línea ADSL.

Cuidado con la permanencia

La mayoría de las tarifas de ADSL van a tener un año de permanencia. Es la manera que tienen las compañías de cobrarnos la instalación y el router, que se supone que son gratis.

A pesar de ello, existen algunas operadoras tienen ofertas en las que nos ofrecen ADSL sin permanencia, ofertas que son las que deben ser nuestra prioridad. En ocasiones no nos cobrarán nada y en otras si no queremos tener permanencia tendremos que pagar alrededor de 100 euros por la instalación.

Fijarse en estas ofertas es especialmente importante si hay planes de instalar fibra óptica en nuestro municipio, para poder cambiarnos a esta tecnología en cuanto sea posible sin tener que pagar la permanencia del ADSL.

Hay que sumar la cuota de línea al precio final

Cuando veamos una oferta de ADSL que nos parezca muy atractiva siempre hay que ver la letra pequeña, porque lo normal es que haya que sumar alrededor de 20 euros por la cuota de línea.

Aunque el teléfono fijo apenas se usa, las operadoras aprovechan que los clientes de ADSL no tienen otra opción y lo suman a sus tarifas. Lo compensan dando llamadas ilimitadas a números nacionales y minutos para llamar a los móviles, algo que no interesa a casi nadie.

La velocidad máxima nunca se alcanza

En la mayoría de las ofertas de ADSL del mercado, delante de la velocidad que estamos contratando veremos que pone “hasta”.

La velocidad que estamos contratando nunca se alcanza, de manera que si tenemos hasta 20 Mb con suerte alcanzaremos los 15-16 y no siempre.

Esta es una de las razones por las que esta tecnología se ha quedado obsoleta, además de que no es simétrica y la subida es paupérrima.

¿Nos interesa tener también el móvil?

Desde hace unos años las operadoras no han parado de lanzar lo que se denomina “ofertas convergentes”, para que contratemos con ellas ADSL, móvil e incluso la televisión.

Para ello, tratan de dar precios muy ventajosos si unimos varios servicios, por lo que intentarán que al menos tengamos ADSL y una o varias líneas de móvil.

Hay que estudiar bien el uso que hacemos de nuestras líneas de móvil, porque en especial en las operadoras “grandes”, los precios no son nada ventajosos cuando hablamos de minutos para hablar y de gigas para navegar.

Las operadoras más pequeñas y en especial las OMV tienen tarifas de móvil mucho más ventajosas, por lo que a no ser que nos hagan una oferta espectacular (que siempre conlleva permanencia), lo mejor será separar el ADSL de la línea móvil.