AYUDA CARTAGENERA EN PERÚ CON GESTO SOLIDARIO

El ex árbitro Matías Barco, que representa a ‘Cartagena por la Caridad’, lleva material escolar y deportivo al Perú

La iniciativa “Cartagena por la Caridad” ha vuelto a llevar por segundo año consecutivo, ayuda solidaria a Perú, concretamente a la población de Huaraz perteneciente al departamento de Áncash junto a los Andes Centrales.

El cartagenero Matías Barco rodeado de niños peruanos
El cartagenero Matías Barco rodeado de niños peruanos  

Dicha ayuda llegó a pequeños pertenecientes a la Parroquia Centenario, que recibieron material escolar donado por Librería Cathay y material deportivo que donó la empresa que regenta Juan Morano Boluda, JMLAM Sport.

La entrega igualmente al Padre Guillermo, de un donativo, proporcionará que en esta próxima Navidad, los niños y niñas pobres pertenecientes al distrito de dicha Parroquia, puedan celebrar una navidad especial, gracias a la colaboración de muchos cartageneros.

Foto Hermanitas

De la misma manera, las Hermanitas de los Pobres que cuentan con un Asilo en Lima, recibieron la visita del Presidente de ‘Cartagena por la Caridad’.

En un entrañable encuentro con la Madre Superiora, la vallisoletana Sor Ignacia de María, Matías Barco, pudo conocer las grandes necesidades y carencias que tiene dicha congregación en la capital peruana, donde aterrizaron hace poco más de un mes, huyendo de la casa que habitaban en Pachacamac, al ser asaltadas a punta de pistola por unos jóvenes que se llevaron las pocas pertenencias de valor que poseían.

‘Cartagena por la Caridad’, entregó de igual manera un donativo a las Hermanitas, para que puedan proseguir con la labor caritativa que realizan de servicio, amor y cuidados, a los 35 ancianos que conviven en ese Asilo.

La XIII edición de Cartagena por la Caridad que ya está en marcha y que se celebrará entre los meses de octubre y noviembre, tendrá este año entre sus beneficiarios, a la ESCUELA DE FÚTBOL SALA ADAPTADO “LUCHADORES ANONIMOS CIUDAD DE CARTAGENA” (Deporte sin barreras), que acoge a 22 integrantes, entre los que hay personas con discapacidad auditiva, intelectual, síndrome de Down, autismo, parálisis cerebral, enfermedades raras y movilidad reducida