UNA HORA INTENSA QUE FUERON MÁS CON LAS GESTIONES

Así fue todo el montaje, rodaje y organización del primer paseo público de Mansour Kasse por las calles de Cartagena

IMG_9134

El reportaje a Mansour Kasse se preparó a conciencia. El paseo en sí entre el eje de la calle del Carmen, plaza del Icue, Puerta de Murcia, calle Mayor, Plaza del Ayuntamiento, Héroes de Cavite para acabar en el Puerto duró una hora. Pero entre candilejas hubo más.

La escalera corta que pedimos en la Farmacia Centro que hay en la Puerta de Murcia no se la habían puesto nunca delante a Mansour, y le hizo mucha gracias, Mucho más siendo una chica como Laura García que no tuvo remilgo alguno para encaramarse dos escalones más arriba hasta ver la calva que tiene el senegalés en la cabeza.

Mansour es muy madridista y por lo tanto muy anti barcelonista, como no podía ser de otra manera aunque quien en realidad le importa es el FC Cartagena. Todo lo demás es aleatorio. La ‘perla’ cartagenerista es de otro nivel y no pierde ocasión para demostrar lo feliz que se encuentra en Cartagena “una ciudad muy bonita para vivir”.

Disfruta con la siesta, le encanta comer pulpo y le ha sorprendido el buen tiempo que, por lo general, solemos tener en Cartagena, a la que considera una ciudad "muy bonita", exclama

El jugador vive en pleno corazón del casco antiguo, le gusta pasear por las calles del centro y saludar con una sonrisa de oreja a oreja. Si hay algo que le gusta a Mansour para comer es el pulpo. Le decimos donde hacen un pulpo que quita el ‘sentío’ y promete, relamiéndose, que va a ir en cuanto pueda. A llenarse de pulpo y de otras cosas también.

IMG_9133 - copia

Otro momento de la entrevista a caballo entre la plaza del Icue y la Puerta de Murcia

Apareció en la cita, prevista para las cinco de la tarde, con veinte minutos de retraso. “Es que la siesta no la perdono. Es de las cosas buenas de España” dice con una amplia sonrisa. Con el parkimetro de la ORA también lleva un lío que no es normal. Cuando vivía en Suiza tenía multas para empapelar una habitación y no quiere que se repita en España. Laura le enseñó a utilizar la APP de los aparcamientos que acabó siendo, para él, uno de los regalos de la tarde.

Desde los tiempos heróicos de Tarin o Derek Hamilton 'el helicóptero', hace más de tres décadas, el baloncesto de Cartagena no podía presumir de contar con un jugador con tanto nivel como el senegalés Mansour

Mansour es un ‘cocinillas’. Toca todo, lo africano y lo español aunque con la paella no se atreve todavía, pero al paso que lleva, todo se andará. Seguro. De hecho nos invita a su apartamento a una de sus comidas “que os vais a chupar los dedos”.

Una hora después llega el momento de la despedida. Y enfila la calle Santa Florentina, que parece tragárselo con Dani Porto de acompañante y con los sueños de acenso burbujeando en una cabecita que nos deja la sensación de tenerla bien sentada sobre sus hombros. Mansour, un ‘crack’ de los de antes que ha llegado para quedarse.

IMG_9142Dani Porto, organizador de la cita junto a Manseur y Laura García con el Puerto de Cartagena al fondo