TIENE EL RETO DE ALCANZAR LAS 365 MEDIAS MARATONES, UNA CADA DIA

José Alcaraz Rivas alcanza la media maratón número 200 consecutiva y mantiene su desafío “con ganas e ilusión”

El cartagenero José Alcaraz Rivas sigue inmerso en su propio reto: completar 365 medias maratones de forma consecutiva, con la particularidad que cada una de ellas tiene que estar dentro del tiempo oficial que marcan las federaciones. Rivas, a sus 64 años, acaba de completar su media maratón número 200 de manera consecutiva. Una locura

José Alcaraz Rivas sigue corriendo y corriendo y corriendo. Todos los días. Empezó en septiembre porque se le ocurrió auto imponerse un reto más que peculiar. Correr cada día del año una media maratón hasta llegar a las 365 de forma consecutiva. Este viernes día 9 completaba la número 200 con lo que ya le queda menos de la mitad, 165, poco más de cinco meses para lograr un récord del que no sabemos muy bien si habrá algún que otro desperdigado por el mundo, aunque parece difícil.

Rivas_2

José Alcaraz Rivas durante una de sus desafiantes pruebas de resistencia al límite

¿Os acordáis de Forrest Gump? aquella película que protagonizó Tom Hanks en 1994 en la que, entre otras muchas cosas el protagonista de aquella comedia dramática se dedica a correr sin descanso. Pues Jose es algo parecido, aunque con sus facultades mentales perfectas, evidentemente. Aunque por otro lado no es nada normal hacer lo que hace. Hay que estar muy preparado física y mentalmente.

El veterano atleta cartagenero de 65 años, durante su desafío, va a recorrer algo más de 7.700 kilómetros durante el año completo que estará corriendo

El despertador le suena todos los días a las seis de la mañana, se prepara y sale a correr sus casi 21.100 metros, la mitad de una maratón completa y es fácil verlo a primeras horas de la mañana por las calles, avenidas, senderos o parques de Cartagena y alrededores. Todos los días. Sin excepción. Sin prensa. Sin hacer ruido. Él, lo único que quiere, es completar el auto desafío que se impuso 200 medias maratones atrás.

Durante el confinamiento ya fue capaz de correr 100 kilómetros sin parar en su propio domicilio con el sencillo objetivo de mantenerse en forma

Su mujer, Ana, ya está acostumbrado a estas pequeñas pero grandes hazañas. Durante el confinamiento del año pasado Jose, para no estar parado, tenía que hacer algo. Y no tuvo mejor idea que diseñarse un propio circuito en su propia casa –una piso normal y corriente- y se dedicó a correr ¡100 kilómetros¡ sin descansar. Por eso es difícil que su esposa se sorprenda a estas alturas con los retos que se coloca su marido que, según nos contaba tras concluir su número 200 “me mantengo con ganas y con ilusión” y eso, a estas alturas, es digno de admirar.