SEGUNDA RFEF | NO PUDIERON REPONERSE DE UN GOL TEMPRANERO Y...

El Águilas deja de ser invicto a domicilio tras caer en el campo del Levante At. (2-0)

El Águilas cayó por vez primera en sus viajes. Encajaría muy pronto el primer gol del que ya fueron incapaces de reponerse. Los aguileños jugaron su peor partido a domicilio y poco pudieron hacer para puntuar.

LEVANTE AGUILAS
Una jugada del partido disputado en la Ciudad Deportiva del Levante

FICHA TÉCNICA

AT. LEVANTE: Picón, Marc Pubill, Carlos Giménez, Leal, Toni Herrero, Joseda, Benítez, Relu (José Manuel, 89), Faraj, Francis

Moreno (Alcaina, 64) y Granados (Sevikyan, 84).

ÁGUILAS: Léo Santos, Javi Pérez, Mike Gaffoor (Trebotic, 70), Gonzalo Pereira, Uri, Mounir, Junior Loussoukou (Pedro Torres, 70), Carlos López (Ramón Arcas, 58), Cellou, Petravicius (Toni Jovic, 50) y Abel (Estebán López, 58).

ÁRBITRO: Sánchez Alba, amonestó a los locales Carlos Giménez, Alcaina, y a los visitantes Carlos López, Uri, Javi Pérez, Mike Gaffoor y Esteban López. Expulsó al local Faraj.

GOLES: 1-0. Min. 1: Joseda. 2-0. Min. 41: Faraj.

INCIDENCIAS: Ciudad Deportiva UD Levante, Unos 200 aficionados.

LA CRÓNICA

El Águilas Futbol Club cayó derrotado por vez primera a domicilio (2-0) en el encuentro disputado en la Ciudad Deportiva del Levante, ante el filial granota. Los blanquiazules no fueron capaces de sobreponerse al tempranero gol levantinista y casi fueron a remolque de su rival, durante los 90 minutos de un encuentro al que nunca le llegaron a tomar el pulso.

Una acción individual tras un duro disparo sobre el palo corto de la portería que defendía Léo Santos suponía el primer tanto de los valencianos. Apenas se contaban unos segundos de partido y los hombres de Molo ya tenían que remontarlo. De ahí saltamos al minuto 41 cuando un fallo en una arriesgada entrega hacia atrás acabó con Faraj retando a Léo Santos en un mano a mano que el ariete sueco no tenía la más mínima intención de perdonar. Era el 2-0, resultado con el que se llegaría al final de una primera parte en la que los locales parecieron sentirse infinitamente más cómodos sobre el césped.

Si Molo tenía algún plan con el que darle la vuelta a la situación tras el descanso, las circunstancias no se le permitieron. Y eso que el arranque del Águilas no fue malo, si bien, en espacio de apenas siete minutos, el técnico almeriense se vio obligado a retirar del campo a Petravicius primero y a Abel después. En ambos casos, por sendas lesiones musculares. Entre esas dos acciones, por cierto, el cartagenerista Uri dispuso de una oportunidad para recortar distancias en el marcador, pero su remate a la falta que botó Toni Jovic salió cerca del palo de la portería alicantina.

Precisamente el central hispano-argentino sería el protagonista –pasivo- del ecuador de la segunda mitad, pues entre el 67’ y el 70’, el jugador cedido por el F.C. Cartagena recibió dos faltas muy duras de Faraj que acabarían con el sueco viendo dos amarillas consecutivas y dejando a su equipo con diez.

Lejos de allanar el camino al Águilas, la roja supuso el cierre definitivo de las líneas de un Atlético Levante que, de ahí al final, se dedicaría a guardar la ropa e intentar pillar a la contra a los blanquiazules, quienes agotarían los minutos entre centros laterales y un arreón final que, como el tramo de dominio de la primera parte, tampoco se tradujo en ocasiones de mérito.