LOS DE LORETO CONSIGUEN SUMAR TRES PUNTOS VITALES PARA SUS OBJETIVOS

El Real Murcia salva su ‘macht ball’ para evitar el descenso a Segunda RFEF gracias a su triunfo agoníco en Cadiz (0-1)

El Real Murcia sufrió hasta el final para conseguir los tres puntos gracias a la pena máxima que convirtió Alberto Toril mediada la primera mitad para seguir peleando por la permanencia 
E0X-luTWQAMfrUg

FICHA TÉCNICA 

Cádiz B: Juan Felipe; Marc Baró, Lautaro, Kike Carrasco, Duarte, Nieto, Sergi Fernández, Gudelj, Mady (45' Chapela), Alberto Vázquez, Espinola (45' Bastida)

Real Murcia: Champagne; Molinero, Miguel Muñoz, Edu Luna, Abenza, Gurdiel, Carrillo (85' Rogny), Verza (55' Yeray), Toril (85' Antonio López), Iván Pérez y Guille Lozano (45' Segura)

Goles: 0-1 (14' Toril)

E0YD_eaWQAQ2_aj

Instante en el que el guardameta detiene la segunda pena máxima del Murcia // FOTO: Real Murcia 

LA CRÓNICA

Partido sufrido pero bien armado del conjunto pimentonero que no dejó escapar sus opciones a pesar de que antes del descanso el oriolano Verza erró una pena máxima que pudo haber dado distancias al Real Murcia. 

El Real Murcia aguantó gracias a las atajadas de Champagene ante la intensidad del Cádiz B

El Cádiz B fue de menos a más, de hecho, fue superior a un Murcia que estaba sosteniendo sus aspiraciones por la permanencia gracias a las grandes intervenciones de Champagne. Los gaditanos sumaron ocasiones de verdadero peligro pero las intervenciones del guardameta francés truncó las aspiraciones del Cádiz B en igualar la contienda durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Toril anotaría el tanto de la victoria gracias a un penalti que anotaría mediada la primera parte.

Ya en la segunda mitad, el Cádiz B acusó pronto la inferioridad numérica tras la expulsión por doble amarilla de su jugador Lautaro, algo que aprovechó la entidad pimentonera para buscar la distancia en el luminoso. Con la superioridad numérica el Real Murcia fue mucho más intenso, en el minuto 60 gozó de una doble ocasión, la primera de ellas de Toril que detuvo el guardameta gaditano, y posteriormente, Yeray que volvería a detener el portero del conjunto local quién estaba siendo el mejor de su equipo. Posteriormente, y casi a reglón seguido, Abenza tendría otra ocasión más para un Murcia que estaba consumando el tiempo para seguir teniendo opciones de salvar su 'machtball'.