DE CARA A LA PRÓXIMA TEMPORADA

El formato de la nueva Primera División RFEF va tomando forma

Los dos primeros ascienden a Segunda y los cinco últimos bajan. Del 2º al 5º jugarán un playoff. Se estudia limitar el número de filiales.

morillas
Luis Rubiales presidente de la RFEF

La nueva categoría del fútbol español va cogiendo, poco a poco, forma. La Federación convocó en la mañana de este jueves a los 30 clubes ya clasificados para esta nueva competición y a los 32 restantes que compiten por lograr una plaza. Se trata de la nueva Primera RFEF, la categoría intermedia entre la Segunda División y la Segunda B (que pasará a llamarse Segunda RFEF). Con su creación se pretende profesionalizar el fútbol modesto y acercarse a las condiciones en las que se compite en LaLiga SmartBank. Menos equipos y más control y exigencia económica. 

Formato de competición: liga, ascenso, descenso y playoff

La Primera RFEF estará formada por 40 equipos divididos en dos grupos de 20 por criterio geográfico (como se venía haciendo en Segunda B, aunque todavía no se ha decidido si será norte-sur o de otra forma). La competición estará divida en dos fases. La primera será en formato liga, donde se jugarán 38 jornadas (ida y vuelta) entre los integrantes de cada grupo. De esta primera fase, los que acaben en primera posición ascienden directamente a Segunda (LaLiga SmartBank), mientras los que queden entre el segundo puesto y el quinto, ambos inclusive, pasarán a jugar una promoción de ascenso. Mientras que los cinco últimos de cada grupo (del 16 al 20) bajarán a Segunda RFEF.

La Primera RFEF estará formada por 40 equipos divididos en dos grupos de 20 por criterio geográfico, como se venía haciendo en Segunda B, aunque todavía no se ha decidido si será norte-sur o de otra forma

En cuanto al playoff, los ocho equipos pugnarán por las dos plazas restantes en unas eliminatorias a partido único y en sede única. Sólo habrá tres rondas y los emparejamientos se realizarán enfrentando al segundo de un grupo con el quinto del otro y el tercero contra el cuarto. Los partidos tendrán prórrogas, pero no penaltis. En caso de empate pasará el que mejor puesto haya obtenido en la primera fase. Si se diera la circunstancia de que ambos equipos acabaron en la misma posición en liga, sí habrá tanda de penaltis.

Criterios económicos

La Federación y clubes se tendrán que seguir viendo en las próximas semanas y meses ya que quedan muchos frentes abiertos. Se debe hablar y ver se si puede hacer una venta centralizada de los derechos de televisión, pero algunos tendrían reticencias en hacerlo. Uno de los planteamientos para el reparto de ingresos tendría relación con el número de pinchazos en las audiencias de los partidos de la competición. S

e habló de distribuir un 25% de dichos ingresos según ese criterio, otro 25% según clasificación y un 50% restante sería de manera solidaria, a partes iguales. Además, todavía está pendiente negociar el naming de la competición, que llevaría el nombre de un patrocinador como sucede con Santander en Primera y Segunda, y el balón oficial, entre otros asuntos. "Una reunión muy light y muy pocas cosas atadas", coinciden varios de los presidentes consultados y que estuvieron presentes en la cumbre de Las Rozas. La Federación evitó dar cifras de lo que podría ganar cada equipo respecto a ingresos generados por la competición, pero sí se supo que el dinero de las subvenciones caería y rondaría los 50.000 euros.

Luis Rubiales, presidente de la RFEF, destaca “el deseo conseguir una competición que logre la excelencia y de que todos los clubes clasificados puedan participar en ella”

Para acceder a esta nueva categoría habrá que cumplir una serie de requisitos económicos y de infraestructuras. Pero sabiendo de la dificultad para algunos clubes, se llevarían a cabo unas moratorias y una aplicación gradual para que los clubes las implanten y no tengan que rechazar la plaza que se han ganado con méritos deportivos. En cuanto a infraestructuras, se habló de un mínimo de potencia de luz para la próxima temporada; para la 22-23, que todos los campos sean de césped natural y para la 23-24 que el aforo mínimo de los estadios sea de 4.000 espectadores. El presidente de la RFEF Luis Rubiales destacó “el deseo conseguir una competición que logre la excelencia y de que todos los clubes clasificados puedan participar en ella”, así como “un sistema más justo, que permita llegar hacia arriba de manera escalonada y no un cuello de botella” .

También se tratará de profesionalizar la categoría en relación con los jugadores. Pero tendrá que ser en una negociación entre sindicato y clubes, donde se determine si se establece un límite salarial, como sucede en LaLiga Santander y LaLiga SmartBank. Además, se pretende que cada plantilla tenga un mínimo de 16 licencias profesionales y más ocho de jugadores Sub-23. En total, 23 fichas por equipo. El gran enfado de los clubes llegó cuando se nombró que el número de fichas Sub-23 aumentaría hasta las ocho (en Segunda B son 6). Varios de los equipos consultados por AS, consideran que es un agravio comparativo y que los filiales saldrían beneficiados.

También se ha planteado de cara al futuro (a medio-largo plazo) limitar el número de equipos filiales o dependientes de uno profesional en esta categoría

Además, se planteó de cara al futuro (a medio-largo plazo) limitar el número de equipos filiales o dependientes de uno profesional en esta categoría. La RFEF estaría buscando algún mecanismo legal para equilibrar las oportunidades entre los equipos modestos y los filiales que sirven para potenciar la cantera de los grandes clubes. La próxima temporada, la Primera RFEF podría estar formada una cuarta parte por estos equipos, dejando menos espacio para los más modestos que no tienen el respaldo de un grande. Sobre la mesa no está en estos momentos la utilización del VAR, aunque en la RFEF existe un grupo de trabajo que estudia como ampliar su uso en las distintas categorías de cara a medio-largo plazo, siempre que este sea viable.

Equipos que participarán en la Primera RFEF

La nueva categoría contará con 40 clubes (36 procedente de Segunda B y los cuatro que desciendan de LaLiga SmartBank) y estarán divididos en dos grupos. Por ahora, se conocen 30 equipos con un billete asegurado para disputar esta nueva competición la próxima temporada.

Equipos ya clasificados: Burgos, Valladolid B, Cultural Leonesa, Celta B, Unionistas, Zamora, Real Sociedad B, Bilbao Athletic, Amorebieta, Tudelano, Calahorra, SD Logroñés. Ibiza, Nàstic, Andorra, Barcelona B, Alcoyano, Villarreal B, UCAM Murcia, Linares, Algeciras, Betis Deportivo, San Fernando, Atlético Sanluqueño, Badajoz, Sanse, Extremadura, Castilla, Talavera y DUX Inter de Madrid.

De estos 30, cuatro no participarán en la Primera RFEF, ya que lograrán un premio todavía mayor, ascender a LaLiga SmartBank

Equipos de Segunda B que optan a clasificarse:

Grupo I: Deportivo, Numancia, Ferrol, Langreo, Compostela y Marino Luanco.

Grupo II: Real Unión, Racing, Ebro, Osasuna Promesas, Arenas de Getxo, Tarazona y Laredo.

Grupo III: Cornellà, Lleida, Badalona, Llagostera, Hércules, Atlético Levante y La Nucía.

Grupo IV: Sevilla Atlético, Linense, Córdoba, Tamaraceite, Real Murcia y Cádiz B.

Grupo V: Rayo Majadahonda, Atlético Baleares, Villanovense, Mérida, Don Benito y Navalcarnero.

*Solo diez conseguirán un billete. Dos equipos por grupo.

Los cuatro equipos que desciendan de Segunda: todavía por decidir.

Fuente y foto: Diario AS