EL TÉCNICO GRANA MARIO SIMÓN, QUE ESTABA EN LA PICOTA, VUELVE A SALVAR SU PUESTO

El Murcia respira a costa de una sufrida victoria por la mínima en Puertollano (1-2)

Triunfo de los que sirven para tomarse un respiro en plena tormenta. El Murcia se quedó con los tres puntos de Puertollano y rompe su racha negativa de dos derrotas a la vez que su entrenador, Mario Simón, que estaba en la picota, vuelve a salvar su puesto in extremis y con mucho sufrimiento.

puertollanomurcia
Con dificultades pero el Murcia acabó con los tres puntos de Puertollano en el bolsillo

FICHA TÉCNICA

CALVO SOTELO PUERTOLLANO: Simón; Ordóñez (Giuliano, 78), Ricardo, Dani Martin, Ribalta (Mario Espinar, 78); Juanfri (Diego Domínguez, 70), Valdivia (c), Hinojosa (Alonso, 45), Abraham, Fran Sabaté (Gonzalo Saiz, 70) e Iván Limón

REAL MURCIA: Serna; Mario Sánchez, Casado, González, Alberto López, Armando (c), Fran García (Fernández 56), Julio Gracia (Bertomeu, 80), Pablo Haro, Pablo Ganet (Saura, 56) y Carrasco (Boris, 80)

ÁRBITRO: Carlos Alberto Carbonell Hernández (Comité valenciano). Mostró tarjetas amarillas para Hinojosa (9), Dani Martin (68) y Gonzalo (82) en el Calvo Sotelo Puertollano, y para Pablo Ganet (2’), Julio Gracia (37) y Javi Saura (77), en el Real Murcia

GOLES: 0-1. Min. 10. Andrés Carrasco. 0-2. Min. 13: Julio Gracia (13’); 1-2. Min. 51: Abraham.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 13ª, grupo V de Segunda RFEF. Unas 800 personal en el estadio municipal Ciudad de Puertollano ‘Cerrú’. Terreno de juego en malas condiciones.

LA CRÓNICA

El valioso 1-2 que se llevaron los murcianos a casa se forjó tras una discutible decisión arbitral en el gol fantasma de Juanfri y el posterior gol a la contra de los visitantes. Una derrota que vuelve a dibujar un panorama sombrío para los hombres de Darío Martín que continúan instalados en la zona de descenso mientras el equipo murcianista vuelve a respirar al colocarse séptimos con 20 puntos.

El partido comenzó como un ciclón, en el 9’ Juanfri estrellaba el balón en el larguero y botaba muy cerca de la línea de gol dejando para el terreno de la especulación si el balón entró o no. Inmediatamente, con una gran contra y los azules aún protestando, Carrasco culminaba la cabalgada poniendo el 0-1 en el marcador. Las desgracias no acabarían aquí porque una floja defensa minera, encarnada en Dani Martín, dejaba un balón suelto en la frontal para que Julio Gracia pusiera con un gran disparo el 0-2. Los de Darío Martín estaba contra las cuerdas con todo el partido por delante. Los nervios se apoderaban de los locales, que veían como se les ponía muy cuesta arriba el partido.

murcia2

Los granas marcaron sus dos goles en el primer cuartompero luego les tocó sufrir hasta el final

Desde entonces dominaría el conjunto azulón, jugando casi siempre en zona de tres cuartos, pero sin incordiar demasiado al meta murciano excepto en una ocasión de Iván Limón. El partido, excepto en el resultado, era del Calvo Sotelo Puertollano, que dominaba, tocaba y tocaba, con los laterales desbordando una y otra vez, pero las ocasiones claras no llegaban. 0-2 al descanso y gracias, ya que el Murcia cuando llegaba, lo hacía de verdad con contras muy peligrosas que se chocaban con el muro de Simón.

MÁS CERCA DEL 1-3 QUE DEL EMPATE

Los de Darío Martín salieron a la segunda mitad dispuestos a olvidar la primera e hicieron, por mediación de Abraham de penalti, todo lo que no pudieron hacer en 45 minutos, 1-2 y toda una mitad por delante. Entre Valdivia y Abraham estaban volviendo loca a la defensa murciana, que achicaba balones intentando así despejar de alguna manera los nervios y el fantasma de la remontada.

El 1-3 estuvo a punto de llegar en dos ocasiones en sendos contragolpes, el Calvo Sotelo se estaba descuidando en defensa, volcándose todo en ataque, la teoría de la manta corta. Los murcianos resguardaban el tesoro del 1-2 y lo defendían con uñas y dientes, bien pertrechados atrás ante un conjunto minero incapaz de hacer el empate. Un quiero y no puedo que terminó por confirmar el triunfo murciano que, al menos para esta jornada, le permite respirar un poco.