LOS DE MONTEAGUDO NO TERMINAN DE ARRANCAR

Naufragio defensivo del Recreativo (2-1)

El Recre que dirige Alberto Monteagudo no acaba de arrancar. Este sábado caía 2-1 en el campo de un recién ascendido como el Villarrobledo, además hizo aguas por todas partes en su faceta defensiva

Una imagen del choque jugado en Villarrobledo
Una imagen del choque jugado en Villarrobledo  

FICHA TÉCNICA

Villarrobledo: Salcedo, Pablo Garrcía, Perona, Montero, Huertas (Borja 90') Chato, Iñaqui, Dani Lozano, José Carlos, Teo Tirado (Isma Lohoba 57'), Pekes y Huertas.

Recreativo: Nauzet; Óscar Ramírez, Borja García, Morcillo, Nano; Sergio Jiménez, Quique Rivero (Gustavo 57'), Alfonso, Gerard Vergé (Chuli, m. 43), Isi Ros (Carlos Martínez 80') y Quiles.

Árbitro: Rafael Sánchez López, del colegio Murciano. Amonestó a los locales Huertas, Montero y Perona, y a los recreativistas Sergio Jiménez, Borja García y Morcillo.

Naufragio defensivo. El Recreativo de Huelva cayó ayer derrotado en su visita al Villarrobledo, un recién ascendido a Segunda B que antes del partido ocupaba la posición de colista. El conjunto albiazul ofreció una pobre imagen en un encuentro en el que volvió a mostrarse muy vulnerable en defensa y en el que Nauzet fue el mejor, lo que demuestra a las claras que hay mucho que mejorar.

La fragilidad defensiva de los albiazules volvió a ponerse de manifiesto. El equipo ha encajado en todos los partidos que lleva disputados esta temporada. Le sucedió en la jornada inicial en San Fernando (2-1), volvió a ocurrir el pasado domingo en el Nuevo Colombino frente al Talavera (2-1), aunque en esta ocasión fue capaz de voltear el marcador e imponer su pegada arriba. Ayer volvió a suceder. El Villarrobledo creó más ocasiones de peligro que el Recre, que estuvo falto de contundencia y que mucho debe mejorar atrás si quiere pelear por estar entre los primeros clasificados y aspirar al ascenso.

Alberto Monteagudo apostó por el mismo bloque que venció el pasado domingo en Huelva, aunque introdujo dos novedades en su alineación titular. Por un lado, volvió a darle una oportunidad en el doble pivote de la medular a Sergio Jiménez, que recuperó su puesto en el once inicial en detrimento de Gustavo Quezada tras cumplir su sanción federativa, y por otra hizo debutar a Isi Ros, el último refuerzo del equipo antes de que se cerrara el mercado de fichajes veraniego, dejando en el banquillo a Carlos Martínez.

El Recre salió con más brío que su rival y creó dos llegadas por las bandas, una protagonizada por Nano y otra por Gerard, pero pronto su rival empezó a tomar las riendas del encuentro, asfixiando la salida de balón albiazul. En un saque de esquina Nauzet desvió el cabezazo de Montero y el esférico se estrelló en el palo y en el remate posterior Óscar Ramírez, casi sobre la línea, evitó el primer tanto local.

El Decano pareció entender el aviso y se estiró en un contragolpe llevado por Isi Ros, que cedió a Óscar y su centro al área fue abortado por Salcedo. En el minuto 23 pudo adelantarse en una gran acción personal de Alberto Quiles, quien se deshizo de dos defensas y se plantó frente al meta del cuadro roblense, que desvió el esférico a saque de esquina.

Y como sucede muchas veces en el fútbol, de lo que pudo ser el 0-1 se pasó al 1-0. En un nuevo córner el Villarrobledo volvió a poner en evidencia a la defensa recreativista y Montero remató de cabeza a la red entre la alegría de los aficionados del modesto equipo albaceteño.

El gol hizo mucho daño al equipo de Monteagudo, que se desinfló. Poco después Perona, pudo hacer el segundo tanto local en un nuevo cabezazo que se fue arriba de la meta defendida por Nauzet.El técnico del Decano decidió mover ficha y antes del descanso sacó del campo a Gerard para dar entrada a Chuli, buscando mayor mordiente ofensiva.

La primera parte se cerró con una nueva intervención de Nauzet, que desbarató un potente disparo desde fuera del área de Pekes.

En la segunda mitad, y tras unos minutos de tanteo, pareció que llegaba la reacción albiazul. Sergio Jiménez lo intentó con un disparo y luego Quiles a punto estuvo de marcar con una vaselina que sacó un defensa local casi en la línea de gol.

Acto seguido, en el minuto 65, llegó el empate, cuando Gustavo Quezada (que había entrado poco antes al campo para reemplazar a Quique Rivero) se internó por la banda izquierda y centró al área donde Alfonso remató a la red con su pierna izquierda.

Pero el Villarrobledo no se descompuso y poco después golpeó de nuevo con un tanto de Pekes que dejó KO al Decano, que en los últimos minutos atacó sin excesivo criterio, y que en el conjunto del encuentro ofreció una imagen muy gris, con falta de intensidad y errores de concentración que pasaron factura.

En el tramo final Monteagudo reemplazó a Isi Ros por Carlos Martínez, aunque lo cierto es que el mayor peligro lo llevó el Villarrobledo, que si no hubiera sido por las buenas intervenciones de Nauzet aún habría ampliado más la diferencia en el marcador y aumentado el sonrojo del equipo de Huelva, que fue superado con claridad por su rival en el cómputo global del partido.

En Segunda B es fundamental ser sólido atrás y el Recre, hasta el momento, no lo está siendo. Monteagudo ya dejó claro, en alguna de sus intervenciones, que para aspirar a estar entre los mejores no se puede estar encajando goles ni concediendo goles en cada jornada, pero su plantel aún no ha entendido el mensaje correctamente.

El equipo aún está en construcción. De hecho, de los pocos futbolistas que permanecen en el plantel de la pasada campaña tan sólo salió en el once inicial Quiles. El nuevo proyecto debe irse ensamblando paulatinamente, pero la competición no para y hay que corregir los errores de bulto cuanto antes.