sábado. 26.11.2022

Acordes para soñar con dulzura

Los cuatro versos con los que hoy arranco son parte de la segunda estrofa de ese vals peruano, “la flor de la canela”, compuesto por Chabuca Granda. El último verso nos marca el trayecto que hemos recorrido durante treinta y siete jornadas para comprobar si el FC Cartagena era capaz...

Los cuatro versos con los que hoy arranco son parte de la segunda estrofa de ese vals peruano, “la flor de la canela”, compuesto por Chabuca Granda. El último verso nos marca el trayecto que hemos recorrido durante treinta y siete jornadas para comprobar si el FC Cartagena era capaz de hilvanar un partido de fútbol con pespuntes de juego suficientes para soñar y que hoy, ¡ay!, miren ustedes, lo ha logrado como deseando darle la razón a Juan José Collantes cuando manifestó: “desear  intentar ganar todos los partidos que quedan, para darle satisfacciones a la afición en esta campaña tan mala”. Juan José, explíquese, explíqueselo a esa afición a la que desea entregarle en bandeja su esfuerzo para satisfacerla.

¿Por qué  ahora ese deseo y no durante las treinta y siete jornadas anteriores? Sepa que el aficionado, escaso, irrisoriamente escaso, también esta tarde, ha cruzado el puente sobre la Rambla, cobijándose en la alameda para soñar de dulzura con esos dos acordes salidos de las botas de Braulio, ¡qué jugadorazo! y de ese grandioso defensa que es Abrahán Paz que, en una semana, ha marcado dos goles. ¿Por qué no antes?

Justo en la entrada y salida, dirección al Cartagonova, del puente Benipilense, siempre que he acudido al estadio, me he encontrado con un post-it blanquinegro que me recordaba las tareas futbolísticas más básicas: Tirar a puerta. Defender expeditivamente. Atacar con orden. Intentar llevar la iniciativa. Marcar más goles que el contrario y llevar al cestaño del equipo los tres puntos. En realidad hace ya tiempo que el FC Cartagena no le hacía caso al papelito clavado en la baranda del puente. Sin embargo los consejos marcados en el post-it, que ahí siguen, esta tarde se han hecho realidad.

Esta tarde, de nuevo a las cuatro y contemplándolo un tercio de media España, ha sido una tarde distinta, con lluvia primaveral que se ha sumado a la alegría haciéndonos olvidar ese “annus horribilis” que hasta ahora se soportaba, o ¿a ti, ¡forastero!, esa lluvia te ha parecido el triste lagrimar de un equipo huérfano de esperanza?

Mira, no, lo han visto estos mis ojos que se comerán los gusanos cuando ya se agoten, si no son útiles para ser trasplantados. Lo he visto directamente desde mi asiento habitual de la tribuna del fondo sur, justamente en el anillo de la portería donde hoy los goles entraron. Recoge este aviso, voy a narrar lo que he visto dentro de mi escepticismo y atendiendo aquello de que: “nada es verdad ni mentira y todo es del color del cristal con que se mira”. ¿Lo entenderás?

El Efesé, él solito, con el acierto de  Braulio y Abrahán, la lucha de Toni Moral, hasta desfallecer, y esos toques de Collantes, esporádicos y que nadie le discute, han hecho que el FC Cartagena ganase un partido que, desde hace dos meses y medio, no hacía. ¡Forastero! ¿No es más cierto que hoy se ha visto un discurso futbolístico fundamentalmente en la primera parte, aunque se nos haya hecho larga la segunda, que invitaba a buscar el aplauso? ¿No es muy cierto, forastero, que hoy el equipo, sí, nuestro Cartagena, ha elegido desahogarse y soltar de una vez, en esas gotas de calidad futbolística, todos los reproches que llevaban guardándose durante toda la temporada amparados en una clasificación que ha mantenido al equipo cogido a los últimos puestos con pegamento?

Sí es lo más cierto y ha sido mi amigo de butaca Fulgencio el que me ha resumido el partido de esta tarde y creo que también la temporada en esta frase. “Esto lo veía venir. ¡Vaya si lo veíamos!”. ¿Por qué no antes? ¿Por qué el lío de toda esta temporada, los descartes, los fichajes, los impagos... que jalonaron el invierno y siguen jalonando los mayos?

Todo se explica ahora, se veía venir. ¿Por qué no se jugó al fútbol con la frescura de esta tarde, con la elaboración de esta tarde y con las jugadas de tiralíneas de hoy? ¿Por qué se han marcado dos goles habiéndose podido llevar los numantinos algunos más? ¿Por qué hoy si ha habido huevos poniéndolos en el cestaño que antes no encontraban? Lo veía venir, ¡vaya si lo veía! Hoy no ha habido drama, sí encanto que ha hecho olvidar hasta que los laterales no funcionan.

Si, desde aquellos días del partido contra el Guadalajara de la jornada 27ª, el Cartagena hubiera jugado como lo ha hecho esta tarde, no estarían donde están y las aspiraciones serían otras. En aquellas y siguientes fechas el equipo dio la espalda a la realidad, hoy no. En aquellas fechas el equipo venía de creerse superior a los equipos  ricos y plagados de estrellas, cuando eran una medianía, y se lo consintieron. El FC Cartagena está donde está al no saber competir ni con ellos, ni con otros de su tamaño. Hoy, ¿será tarde?, se han dado cuenta, han sido humildes, han competido contra sus iguales, se lo han creído y, han ganado.

“Esto lo veía venir. ¡Vaya si lo veíamos!”. Lo que en tardes anteriores parecía un equipo en penurias deportivas, hoy ha sido un equipo en abundancia. Lo que en fechas anteriores parecía un vestuario de jugadores tiernos y apocados, hoy se han mostrado  duros, fríos, expertos, decididos y, en fases del partido, de calidad mejorable.

El Efesé ha mostrado esta tarde virtudes y alguna carencia. Han sido capaces de manejar el partido y sacar lo mejor de él. Han existido jugadores que han eclosionado bajo la batuta de Toni Moral y Braulio. El resto se ha crecido.  La traca de aplausos con la que hemos despedido a los jugadores ya está prendida. Que no le explote a nadie en la cara. ¡Ay, ay, ay!

Pedro-Roberto J.P. En un “Rincón para Doce”. Dies 5/5: ante diem tertium Nonas Maias. Nº 229
http://lamedusapaca.blogspot.com.

Acordes para soñar con dulzura
El usuario es responsable de sus comentarios. Se compromete a que no difamen, insulten, contengan información falsa, abusiva, pornográfica, amenazadora, que dañe la imagen de terceras personas o que infrinja alguna ley.
Sportcartagena se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados.
Comentarios