miércoles. 17.08.2022

Ante el Hércules, Ícaro no les prestó sus alas

Con todos los respetos les voy a contar una anécdota atribuida a D. Armando Muñoz Calero, de quien está escrito fue un magnífico presidente de la Federación Española de Fútbol y recordada al finalizar el partido de esta mañanapor un interlocutor amigo, que se ha acercado a casa y al...

Con todos los respetos les voy a contar una anécdota atribuida a D. Armando Muñoz Calero, de quien está escrito fue un magnífico presidente de la Federación Española de Fútbol y recordada al finalizar el partido de esta mañanapor un interlocutor amigo, que se ha acercado a casa y al fogón, él no tiene ni canal de pago ni fogón en el que pudiese  presenciar el partido a mi lado y al amor de la lumbre. Me ha contado que corría el año 1950, jugaba la selección española en Maracaná, en Río de Janeiro,que España venció a Inglaterra con un gol de Telmo Zarraonaindia, “Zarra” y que al terminar el partido y a través de las ondas de Radio Nacional de España envió el siguiente mensaje: “Al mejor Caudillo del mundo. Excelencia: hemos vencido a la Pérfida Albión”.

El articulista, en este día nivoso, gélido, sin ondas hertzianas de por medio, desde SPORTCARTAGENA lanza su pluma al aire y les anuncia: Las alas de Ícaro no han podido derrotar a Hércules.

Desde siempre me ha gustado más Ícaro que Hércules, éste al que los antiguos llamaban Heracles. Era el articulista un zagal que, finales de los sesenta, ya se interesaba por el nombre de un buque de la armada, creo que era un portaeronaves, de nombre Dédalo.Nunca, por aquel entonces, asocié el nombre de Dédalo con los quehaceres marinos.

En aquellos años Dédalo únicamente me sonaba por ser, en la mitología griega, el padre de Ícaro, arquitecto del Laberinto de Creta que tuvo que salir volando al haber sido encarcelado por el rey de la isla Minos junto a su hijoen una torre de Creta.

Pues bien nuestro Cartagena hoy cinco de Febrero, tres días después de La Candelaria, ha dejado de encandilar e iluminar su escudo, su estadio y a su afición y ha puesto en práctica ese famoso refrán que dice: “ Si La Candelaria plora el invierno está fora”. Así ha sido, La Candelaria ha plorado y el FC Cartagena de nuevo vuelve a estar congelado y gélido hasta mantenerlo en esos puestos de descenso que deberá soportar en todos estos días invernarles y que hoy, venciendo, podía haberlos colocado junto a la cálida mesa camilla.

Le ha vencido ese Hércules que, como el célebre héroe griego, ha sido paradigma de la virilidad y lo ha hecho con fuerza atenuada, un poco de coraje, una pizca de orgullo, ante un candor ruinoso y difuminado vigor cartagenerista.

Esta mañana enel Cartagonova no ha habido crímenes pero sí sublevación. Se han sublevado los de Hércules tratando de compensar el empate de aquella temporada que, pudiendo ascender, no se ascendió,empatando a cero. Por aquella execrable acción hoy el Hércules nos ha impuesto una dura penitencia y hasta nos ha castigado con aquellos famosos doce trabajos. 
El Cartagena como ha podido emular a Dédalo y conseguir escapar de su prisión, no ha podido abandonar la isla por mar, ya que algunos equipos todavía mantienen una estrecha vigilancia sobre todos los veleros, y no permiten que ninguno navegue sin ser cuidadosamente registrado.

El FC Cartagena con la derrota de esta mañana y ante toda España debe ponerse a trabajar juntamente con Dédalo  para fabricar sus alas y poder volar saliendo de donde se encuentra y quedar definitivamente suspendido por encima del puesto fuera del descenso. No debe creérselo, se les debe advertir, como Dédalo hizo con Ícaro, que no vuele demasiado alto porque el calor del sol de los de arriba puede derretir la cera, ni demasiado bajo porque la espuma del mar puede mojar sus alas y no poder realizar ni una ni otra acción.

Al FC Cartagena hoy le ha faltado ser un equipo profundo. No ha podido doblegar al Hércules al fallarle el portero, ¡Vaya dos pavas que le han colado!, notarse demasiado la falta de Abrahán Paz en la defensa, naufragar el centro del campo por definición, especialista en atacar el espacio, estar fríos, como témpanos, los delanteros y no aportar absolutamente nada Héctor Font, Braulio y Salva Chamorro.

Pasado enero y llegado sobre todo febrero, el equipo portuario ha aflojado y no ha sabido ni podido subsanar ese paréntesis del día del Deportivo de La Coruña. El encuentro deesta mañana exigía por parte cartagenerista de una corrección inmediata. La enmienda no se ha producido y se ha quedado a medio camino. No ha habido ni lucidez, ni velocidad, ni acierto ni, perdón, han cumplido como equipo.

No es de extrañar que, al finalizar el partido,  el entrenador Ríos
manifestara que: “esta es una semana motivante y que no voy a cambiar el discurso por un partido”. “Este partido ha terminado. Hemos perdido la batalla pero no la guerra.

En la Grecia antigua la arrogancia era un pecado que los dioses castigaban con dureza. El joven Ícaro, por ejemplo, quiso volar cerca del sol y acabó quemando sus alas y precipitándose en el mar. Deseo y pido que, a  partir de ahora, los blanquinegros vuelvan a las aguas de la humildad, de esta forma los dioses no podrán castigarlos y le proporcionarán las suficientes alas como a Ícaro para remontar el vuelo. ¡Ay, ay, ay!

Pedro-Roberto J.P.En un “Rincón para Doce”.Dies 2/5: Nonae Februariae.
http://lamedusapaca.blogspot.com.En Twitter: @Logrocartg.


Ante el Hércules, Ícaro no les prestó sus alas
Comentarios